sábado, 23 de mayo de 2015

VITAL REMAINS "Dawn Of The Apocalypse" (2000, Death Metal)


Cuarto CD de la banda de Tony Lazaro que sigue mostrando aquí inestabilidad en su formación (No se ha repetido ninguna formación en cada placa grabada). Joe Lewis se limita nuevamente al bajo, Dave Suzuki brilla tanto en guitarra como en batería tal cual lo hizo en "Forever Underground", e ingresa un vocalista llamado "Thorn". Tras la intro de rigor estos tipos hacen lo de siempre y con eficacia: death metal con bastante olor a Morbid Angel, MUY oscuro, veloz con mucho clima macabro y blasfemo bien logrado. Aunque acá las blasfemias líricas clásicas contra la figura puntual del Cristianimo o de Jesús desaparecen para zambullirse en una temática estrictamente satánica. De hecho el álbum está dedicado a la memoria de Anton Szandor LaVey (Fundador de la Iglesia Satánica). En el booklet antes de cada letra hay citas de distintos autores (Desde Freud, Goethe, Goebbels, El Marqués de Sade para mencionar algunos) y es el aporte más significativo en el rubro "Pongamos algo distinto". Todas las letras fueron escritas por el nuevo vocalista y Suzuki. En lo musical mantienen la nave en lo que fue "Forever Underground" pero con una producción más cruda. Thorns es un vocalista discreto para el estilo, pero en lo personal no me parece muy atractivo su lista de gracias en el disco: entre varias cosas innecesarias agradece al ron y a la cocaína (Dos veces a esta última... ¿Que te ocurre che?).... será por eso además que duró este disco sólamente. Temas largos, se repiten las acústicas con reminiscencia flamenca cortesía de Suzuki en varios de ellos (En especial "Came No Ray Of Light", instrumental). El resto es un festín de death metal interpretado por tipos con raíces en la vieja escuela y mostrando ALGUNAS cosas que aparecerían más marcadamente en su etapa más reconocida (2003- cuando Glen Benton asume las voces en las grabaciones para "Dechristianize"), tal es el caso de la elaboración de "Sanctity Of Blasphemous Ruin", o composiciones 100% características de ellos como "Flag Of Victory", "Black Magic Curse". Se cierra este festín deathmetalero con un tema monocorde, pesado y largo que con su título resume bien la idea de la banda para esta ocasión: "Societe Des Luciferiens". Último disco de la banda con Osmose y un dato interesante que mucha gente le espeta a estas bandas: tanto Satán, Lucifer, me cago en las religiones pero usan los años del Calendario Gregoriano. Vital Remains aclara que esto fue grabado en Junio-Julio XXXIII Anno Satanas y Osmose no pone (c) 2000 en ningún lado. Nada importante, pero al menos lo que cuenta acá que es la música sigue bien en el underground, y death metal sin concesión alguna. El fin de una etapa para ellos, en tres años comenzaría una ya reseñada en el blog.

Calificación: 8/10

viernes, 15 de mayo de 2015

CENTURIAN "Contra Rationem" (2013, Death Metal)


No lo comenté pero este CD fue de mis favoritos del año 2013. Centurian "era" una banda holandesa que durante 1999-2001 sacó dos discos brutales y concisos que pasaron inadvertidos en la línea de Deicide/Morbid Angel ("Choronzonic Chaos Gods" y "Liber Zar Zax"). Se separan pero siguen bajo el nombre de Nox (Editan un trabajo brutal y técnico) pero al fin de cuentas rebobinan y todo vuelve a ser Centurian. Los ficha Listenable Records y sale "Contra Rationem". Acá hay lo que a un fan del death metal ala Morbid Angel, Malevolent Creation, Vader le va a gustar pero bien al grano, brutal, bien producido y sin temas de relleno o largos (Promedian los 03:50). Hay blast beats, medios tiempos, sin que se abuse de ambos recursos por mucho lapso, la voz de Seth Van De Loo es muy "Benton" y los riffs pesadillescos de Rob Oorthuis son 100% inspirados en Trey Azaghtoth (Morbid Angel). Por momentos suena a un "Covenant" menos bardero, pero es un trabajo que aplasta cráneos, todos los temas se la bancan pero hay uno que sí llama la atención por sobre los demás ("Feast of The Cross"). Las letras como Deicide y Vital Remains se focalizan contra el cristianismo en forma explícita (Ej: "Judas Among Twelve"). Lo curioso de esta edición es que no se entiende un carajo el booklet y el anverso, entre el color más que optaron por usar un estilo de letra pseudo sumeria (?) que apenas se lee. Único punto en contra. El resto es casi 30 minutos de death metal al mango. Un regreso que marcó su mejor trabajo al día de la fecha.

Calificación: 8.5/10

martes, 12 de mayo de 2015

FATES WARNING "No Exit" (1988, Heavy Metal)


El quinteto de Connecticut siempre fue a contrapelo de las tendencias. Ya en sus primeros tres discos cuando todo era glam o thrash en América del Norte, ellos hacían una suerte de metal maideniano con pasajes épicos más algo de Judas Priest y Queensrÿche. Acobijados por el sello under más importante de esa década: Metal Blade, tenían un as de espadas: El ENORME cantante John Arch (Pilar en los resultados de los discos citados antes), que por desgracia termina dejando la banda. Audicionan cantantes y el puesto es tomado por Ray Alder. "No Exit" es - y fue en su momento - un quiebre en la carrera de Fates Warning. No por el nuevo vocalista sino que aquí endurecieron marcadamente el sonido de sus violas, que en ocasiones rozan los machaques del thrash metal pero sin perder su cauce metálico. El tandem de Jim Matheos y Frank Aresti se lleva las palmas, balanceando agresión, escalas, melodías y galopes en cada track. En cuanto a las composiciones vale mencionar que son un paso más allá de "Awaken The Guardian" (El sublime disco anterior, comentado aquí en el blog) ya que se empieza a divisar el embrión de lo que la banda sería musicalmente en poco tiempo después: un grupo de metal progresivo muy en la vena de Rush. No por algo se despachan con una obra de arte de más de 20 minutos titulada "The Ivory Gate Of Dreams", que son ocho piezas que se pasean desde lo pomposo ("Quietus", "Ivory Tower") hasta temas más elaborados sin perder el ADN ("Acquiescence"). He leído reviews en donde la gente dice que le parece un tema entero en donde "se vuelve a un punto", en lo que a mi concierne las piezas son diferenciables como pasa... en los discos de Rush (Ej: Hemispheres, escuchar "La Villa Strangiato", o el Lado A de "2112"). Igual es una experiencia imperdible escuchar esos ocho movimientos de corrido. El resto de los temas (O sea, el viejo Lado A, arrancamos al revés) son una intro innecesaria (El tema título), y cuatro composiciones: lo más pesado que tal vez hayan compuesto en su carrera ("Anarchy Divine"), epicisimo a medio tiempo ("In A Word") y un corte del que se hizo un video con mucha dinámica en las violas y.... Alder. Gran reemplazo, y lo demuestra precisamente con sus toques Halford en "Silent Cries". No es John Arch pero no pretende serlo, y se acopla perfectamente a la música. Discípulo de tipos como el Metal God, Bruce, Geoff Tate, le imprime a "No Exit" mucha intensidad. Para muchos el punto más alto de la discografía, a no dudarlo, un excelente laburo que visto en retrospectiva marcó un quiebre y permite apreciarlo más aún. De hecho lo que ven en la foto es la edición 25 aniversario de la placa, afortunadamente no la remasterizaron (O no dice nada en el booklet), pero como toda reedición metieron tres demos de como iban preparando "The Ivory..." y un DVD con tomas de la gira del disco, nada relevante, algunos shows filmados desde laterales, micros que se descomponen y boludeo sano de los miembros de la banda. Heavy metal muy personal, no para cualquiera, siempre Fates Warning fue para ciertos oyentes, no para el mainstream. Acaso "No Exit" es uno de sus mejores ejemplos.

Calificación: 9/10

sábado, 9 de mayo de 2015

LA ANTI REVIEW: MONSTERS OF ROCK 2015 (2 de Mayo de 2015, Ciudad del Rock)


Lo que vas a leer en este espacio como dice ya el título no es una review del evento. Sino una descripción, enumeración y crítica de cosas que acontecieron el Sábado 2 de Mayo en "Ciudad Del Rock". Este lugar era el viejo y querido "Interama" (Que luego pasó a llamarse "Parque De La Ciudad"), en los ochentas sino era el parque de diversiones más importante de América del Sur le pegaba en el palo. Por desgracia el destino quiso que quedara en el abandono, tanto los juegos como el predio (MUY espacioso) y hace unos años se lo replanteó como espacio para ciertos recitales de rock. Sito en Villa Lugano (Sur de la Capital Federal) no sabía con qué me iba a encontrar pero no me iba a perder a los tres MONSTRUOS (Con sus últimos cartuchos para disparar, tipos con 40 años de carrera o más): Motörhead, Judas Priest y Ozzy Osbourne. Jamás se vió en Argentina una grilla tan emblemática y emocionante si te gusta el metal de esa época. Sin mucha expectativa (No soy muy fan de Ozzy, si de Judas y me encanta Motörhead) fuimos en el auto de un amigo hacia "Ciudad Del Rock". El primer escollo fue la entrada vehicular. La ORGANIZACION no se tomó la molestia de preveer el flujo de gente que iba a ir hacia Lugano lo cual en un momento para entrar al estacionamiento del lugar (Con capacidad para 9000 coches) se volviera una pesadilla. Gente que se colaba, maniobras peligrosas (Se invadía el carril de Metrobus con este operando), coches a contramano, todo retrasó y puso nervioso a algunos al volante.

En nuestro caso optamos por dejarlo fuera del recinto ya que de seguir esperando nos perdíamos a Motörhead. Ese día y el anterior llovió copiosamente, a la tarde por suerte paró... pero el barro invadió tanto las adyacencias, las zonas de entrada y ciertas partes de "Ciudad Del Rock" (La parte trasera de las plateas era un lodazal). Al acercarme, el cacheo fue un chiste: podía entrar con una ametralladora que no se daban cuenta. Y yo fui... ¡A platea!. El público luego de entrar lógicamente se quería echar un meo antes de posicionarse y no hubo baños químicos que alcanzaran, lo cual hizo que decenas de personas se echaran un cloro a los costados en donde hubiera algún verde. Llego a mi "platea", un asiento de plástico todo mojado en una platea tubular que se movía más que la vieja popular de madera de la cancha de Ferro visitante para los que la llegaron a conocer. Puedo sonar a vieja quejosa a esta altura pero si hay una ORGANIZACION no pretendo que salga todo perfecto sino que algunas de estas cosas se MINIMICEN, más si se pueden hacer en la práctica. 

Retrocediendo un tanto me han llegado comentarios que la desorganización se extendió a gente que retiraba la entrada en el momento del show (Tal es el caso de MUCHA gente que viene de las Provincias o países limítrofes), no estaba señalizado el lugar de retiro, algunos iban al de "venta de entradas" lo cual demoró a esta gente y no extrañó que a las 17:20 cuando empezó Motörhead uno presumiera que había aún bastante gente afuera. Respecto a la división del campo no voy a emitir un juicio ético si el VIP o no VIP (Se extiende a casi todos los shows grandes hace años) pero a la postre generó más molestias en este caso. El Campo Común estaba repleto y mucha gente maniobraba para pasar al VIP (La mitad para adelante del lugar). Algunas personas que estaban en la frontera del VIP recibieron agresiones, escupidas, cuando ya mencioné que la práctica es común desde hace años y no viene al caso acá.

El sonido al ser un lugar abierto y amplio se vió desfavorecido por los vientos del día, estimo que los que estaban en el Campo VIP tuvieron la mejor parte, de las plateas para atras iba y venía. Lo bizarro fue en buena parte del set de Motörhead escuchar una radio (?) que interfirió con el sistema de sonido (Parecía ser el relato radial del San Lorenzo Velez que se jugaba irónicamente no muy lejos del lugar). Con Judas Priest se repitió pero mucho menos. Por momentos me acordé de la película "Spinal Tap" (¡Veanla si no lo han hecho!). Para la salida el lugar (DENTRO) estaba escasamente iluminado y uno deambulaba entre el barro y el olor a meo (Más los que se fueron a mandar otra ronda).

Para que no sea tan anti, algo de las bandas: TRES GRANDES. Lemmy y sus 70 años se sienten pero emociona verlo ahí estoicamente rodeado de dos musicazos. Judas fue lo mejor de la noche pero en donde estaba el viento hizo estragos. Halford lo dió todo y me emocionó ver en el último tema como quedó cantando de rodillas casi entregando el alma a la gente. Ozzy confirmó su carisma y oficio de gran entretenedor y tipo que la tiene clara para hacer un show, la gente se enganchó con el y el manguerazo tradicional del "Madman" lo ligaron al final los fotógrafos acreditados al evento. Me quedo con eso: vi a los tres juntos, en sus etapas finales, íconos del metal. ¿Si las cosas se hubieran ORGANIZADO mejor?. La hubiera pasado mucho mejor.

Para terminar, se sabe que los shows a estadio abierto son jodidos, sea con los accesos, sonido apropiado, y logística. Pero este dejó mucho que desear. No pretendo perfección, pero acá hubo cosas que no puedo dejar pasar. Voy a shows desde 1991, puede que la edad me haga más crítico y antes ciertos aspectos los pasara por alto pero acá hubo muchos y en simultáneo. No iba a escribir pero cuando en la semana empecé a leer algunas quejas de gente mucho más jóven que yo me lancé a hace esta "Anti Review". Luego de esto, más motivado que nunca para ver fechas de bandas nacionales que tocan en lugares chicos y hacen las cosas bien, por amor a la camiseta.

Y en mi caso con varios "Monsters" encima, cuelgo los botines. No es lo mío ya (Pero no me iba a perder a esta trilogía mortal)

jueves, 30 de abril de 2015

VITAL REMAINS "Forever Underground" (1997, Death Metal)


Debo reconocer que a este disco no lo pesqué de entrada, como a otros de la banda. De hecho lo vendí pero por esas ida y vueltas de la vida me volvió hace 2 años como un promo perdido que me envió un amigo norteamericano (Lo ven aquí en la foto). Eso hizo que lo volviera a desasnar en el equipo. Vaya si le encontré golazos esta vez y a la postre comprendí que era lo que me frenaba antes. Para este tercer disco la banda casi se desarma quedando sólamente Tony Lazaro y Joe Lewis. Este último pasa de bajista a cantante, y se llama a un baterista (Dave Suzuki) que cuando llega en su combi destartalada dice "Además toco guitarra y bajo". Comentan que al escuchar las pruebas a las que lo sometieron a los otros dos se les cayó la mandíbula al piso. El tal Suzuki venía de familia de músicos de jazz (Entre otros géneros) y el desde niño tocaba estos estilos, flamenco y otros. Un virtuoso oculto. Que acá inclina la balanza. Lo que me frenaba en mi primera época con este disco era lo tremendamente extenso de los (pocos) temas, 8 minutos en promedio. Aquí tenemos 5 temas y un interludio macabrísimo instrumental ("Farewell To The Messiah"). Pero armandose de paciencia los temas son musicalmente blasfemos, oscuros, precisos, con más balance entre tiempos medios y blast beats, Suzuki inyecta acústicas flamencas en algunos, con lo cual en casi 43 minutos y con un título muy bueno (La banda debutaba con nuevo sello, Osmose Records) que definía más que nunca de donde provenían y querían estar. El resto son largas dosis de death metal con una producción entre cruda y correcta, el tema título, "I Am God" (Con cierta onda al Morbid Angel de "Altars...") y la cerradora "Divine In Fire" - una JOYA y de lo mejor que se le ha escuchado a esta banda redondean tal vez un CD que pegó inmediato en algunos pero pasó inadvertido para muchos. Las letras como siempre son una oda a la blasfemia, oscuridad y críticas a las religiones - cristianismo a la cabeza - y fueron compuestas por Joe Lewis. Acaso una banda y un álbum que crecieron demasiado en mi caso con el tiempo.

Calificación: 8.5/10

sábado, 18 de abril de 2015

KISS en ARGENTINA (Estadio Velez Sarsfield, Jueves 16 de Abril de 2015)


(Rewiew escrita por Fernando Enrique Boido)

Empecé a escuchar y apasionarme por la música hace 36 años; eso me cambió la vida y me seguirá marcando por siempre. Y lo hice por KISS.  De ahi que la banda dejó de ser para mi meramente un gusto musical para pasar a ser algo que va más allá y verdaderamente tiene que ver con los sentimientos.  Es en ese punto que un grupo como KISS pueda ser comparado con los Beatles, por aquello de la intensa interelación fan- artista y su capacidad para atraer a sus huestes distintas generaciones de público a través de los años.

Aún hoy los chicos empiezan en la música por los Beatles... pero también lo hacen por KISS.  

Durante años los fans de KISS fuimos maltratados aquí y afuera por el desconocimiento de la prensa ignorante y la sordera de la intelectualidad musical; KISS era grasa y sin vuelo artístico, una banda durante tiempo subestimada y descalificada. Pero no cualquiera llega a los 40 años de carrera (42 para ser exactos) de casualidad, basándose solamente en la espectacularidad de su imagen y shows.

El reconocimiento de gente como Paul McCartney, Jimmy Page o Paul Rodgers y sus colegas contemporáneos, sin contar las muchas camadas de grupos a los que  influenciaron desde los 80s hasta nuestros días, los millones de fans que los siguen o ser una de las tres grandes e históricas bandas americanas de rock junto Aerosmith y Van Halen (Y probablemente una de las veinte más importante de la historia) desmienten esa afirmación... no se puede engañar tanto tiempo a tantos.

Y el jueves 16 de abril de 2015 bajo el pretexto de su gira 40 aniversario, KISS dió su décimo concierto en Buenos Aires. Precedido por la expectativa de siempre para con su gente, pero en un mar de dudas y comentarios no muy auspiciosos. 

Cambio de estadio, acaso floja venta de entradas, y las interminables discusiones en la web de sus propios fanáticos, entre el bando de quienes aprueban la historia y el presente del grupo, y aquellos que se transformaron en las viudas de la formación original de los '70 que inició la leyenda y constituyó el legado musical más importante, pero que sin ver más allá no aceptan que Ace Frehley y Peter Criss son dos señores grandes (a la par de Paul Stanley y Gene Simmons) y ex músicos, cuyos excesos y conductas erráticas les han pasado facturas, y sus capacidades para tocar y sobrellevar el ritmo de actividad de un grupo como KISS ya flaqueaban hace casi veinte años en la gira de la reunión.

Como alguna vez dijo Stanley "No estariamos aqui sin ellos, pero tampoco con ellos hoy".  Tommy Thayer y Eric Singer quizás sean usurpadores de sus personajes (No en realidad ya que Frehley y Criss vendieron sus derechos a Simmons-Stanley y el manager Doc McGhee) pero son a la vez quienes permiten que la banda siga girando con nivel. 

Hasta el propio Stanley era también centro de comentarios... Una fallida operación de nódulos en la garganta en el 2012 que no dió los resultados esperados, conspira contra la brillante e interminable voz que tuviera durante 35 años y lo tiene a maltraer actualmente, golpeando al corazón musical del conjunto.  Como muestra vaya algunos shows del 2014 y el de Santiago de Chile el pasado 14 de abril en un estado tristemente lamentable pero aún así orgulloso antes de preferir pistas engañosas.    

Y es por la longevidad de la banda (Que no sube a un escenario meramente a tocar) y la incognita que genera para su futuro la voz de Paul, que esta visita tuvo de antemano la sensación de ser la última para varios de nosotros; y por ello es que particularmente esta vez no iba a exigirles nada, sino solamente homenajearlos y disfrutar por todos los momentos pasados.                            

Ante 45 mil personas en un estadio colmado en un 90%, y precedido por el característico "All right Buenos Aires... you wanted the best, you got the best... the hottest band in the world...", KISS salió a honrar su legado a con huevos y pasión, a despejar las dudas y a pelear contra las adversidades, inclusive las climáticas, ya que por el viento se canceló la caida del telón de apertura o se suprimieron las lenguas de fuego en lo alto del escenario en "God Of Thunder" para evitar que un llamarada acabara con el techo.  Si KISS llegó a donde lo hizo fue entre otras cosas gracias a su metódico profesionalismo, no estamos hablando de gente improvisada como Great White o Callejeros...   

En una versión reducida del escenario que presentaron en la residencia en el "Hard Rock Casino" de Las Vegas hace seis meses y los recitales de Japón este año (sin las pantallas gigantes a los costados y los elevadores de Simmons y Thayer) pero con toda la carga de humo, fuego, bombas, y serpentinas, KISS disparó tres cañonazos uno tras otro sin intervalos: la histórica "Detroit Rock City", una aplastante "Creatures Of The Night" que fue la primer joya de la noche, y el regreso a los '90 y la reunión con "Psycho Circus". 

De entrada las cartas estuvieron echadas: sonido parejo de principio a fin, con cuerpo, claro y fuerte; ejecución exacta, una banda aguerrida y una puesta en escena igualmente impactante con mucha pirotecnia, explosiones, un arsenal de luces y lásers impresionantes, hicieron el mejor concierto de KISS en Argentina no solo de esta formación sino de su etapa con maquillajes, solamente superado por la inolvidable visita del '94 (con el propio Singer y Bruce Kulick) en su etapa musical más importante de los últimos 20 años. 

Y parte de las buenas condiciones en que se desarrolló todo tuvo que ver el estadio a pesar de la desastrosa organización por parte de la productora Fénix. 

Partiendo de la premisa que no hay en Buenos Aires un recinto adecuado para recitales con buena acústica y que KISS jamás tocó a cielo abierto en un lugar que no fuera River, la elección de Vélez fue acertada. Una cancha más chica aunque igualmente difícil de llenar, donde el sonido no se perdió nunca y desde la Platea Baja Norte al menos se vió con cercanía y nitidez absolutamente todo el escenario y cada detalle visual, dando por tierra con las distancias sin sentido del estadio de Nuñez.

Siguió el ya tradicional saludo de Paul ("no hoblo españoul muy bien pero comprendo tus sentientos y mi corazón es suio !!!") y la parte pesada a cargo de Simmons con "I Love It Loud" y "War Machine", un tema que en vivo arrolla. El show de KISS fue ágil, casi sin interrupciones, sin solo de batería y con una corta intervención de Thayer con la guitarra luego de "Hell Or Hallelujah" que sirvió como pretexto para disparar los cohetes desde su clavijero; y si bien la parte escénica fue fundamental como siempre, la banda pareció más que nunca concentrarse en su música y la interacción con el público, en un ritual inexplicable con palabras.         

En 1:45 hs. y 17 temas el grupo dejó en claro para los desprevenidos porque es una máquina de rock que pega una y otra vez, repasando su trayectoria donde no faltaron clásicos eternos como "Do You Love Me?", "Deuce", "Parasite" y hasta la gema de "Hide Your Heart", jamás interpretado en suelo argentino. Inesperadamente "Lick It Up" (una canción hipergastada y que en vivo no ofrece novedades aún con el interludio de "Won't Get Fooled Again" de los Who) se convirtió en el punto más alto, sonando muy cruda en medio de gases y lanzallamas. 

Y es obvio que el grupo no tuvo 40 años desperdiciados, en especial Stanley y Simmons.  Tommy Thayer si bien no tuvo el brillo de sus performances del 2009 y 2012, es innegablemente el imitador más digno que pueda tener Frehley y que hizo recuperar el sonido setentoso del cuarteto original.  Eric Singer es el mejor baterista de hard rock de los últimos 25 años y no solo el más talentoso de los que pasaron por KISS, sino también el músico de mayor nivel con el que cuenta el conjunto; a partir de su técnica y fuerza es responsable de llevar a la banda a un nivel más pesado, dinámico y contundente.  Probablemente toca de distinta manera el mismo tema todas las noches y es una parte imprescindible de la estructura sónica del grupo.

¿Que decir de Paul Stanley? Que decir de un tipo que es EL showman, EL rockero inoxidable, ¿EL artista puro en toda su dimensión?. Alguien al que me es imposible referirme con objetividad por ser mi ídolo de siempre... con 63 años, un estado físico envidiable y su sola presencia, tuvo como es habitual a sus pies a la audiencia durante todo el concierto. Verlo saltar, recostarse y bailar arriba de botas de 20 cms. (con prótesis de caderas y rodillas incluidas), llevar el espectáculo adelante siempre con sus poses y carisma y colgarse en medio del viento y algunas gotas para atravesar el campo y cantar casi al alcance de la mano "Love Gun" fue emocionante. 

Si bien su voz fue claramente la mejor versión que pudo presentar fácil de un año a esta parte (y notablemente superior a la de Chile 48 hs. antes) aguantando estoicamente algunos tonos altos y quizás siendo conciente del desgarro vocal del que no parece tener retorno, suplió esa disminución con una entrega sin límites.  

Y no menos conmovedora fue la actitud de Gene Simmons con casi 66 años y más de 100 kg. de peso y armaduras...

Un Simmons desde hace años desconectado musicalmente, con su tono aguardentoso de ultratumba y un impecable estado se cargó en vivo al grupo para tapar los baches y salir en auxilio de su hermano averiado.  Junto a Singer fueron los responsables de romper huesos y hacer temblar los cimientos de Vélez.  Escupió fuego y desde las alturas y con viento incluido descolló en la épica "God Of Thunder", acompañada en otro truco casual por la inestabilidad del clima con los primeros truenos y relámpagos.                                                                                 

Después de "Love Gun" llegó el final explosivo con "Black Diamond", la batería por los aires y toda la artillería pirotécnica.  Y fue en "Love Gun" que me atrapó la nostalgia: mientras Stanley cantaba bajo la lluvia, imágenes de mi vida junto al grupo empezaron a pasar por mi ojos... en ese momento mi cabeza cerró una historia con la banda, sentí que ya nos habíamos dado mutuamente todo y que si KISS decidiera acabar su actividad luego de este show estaba bien y podríamos continuar en paz. 

El bis fue otra descarga eléctrica y enganchada con "Shout It Out Loud", el estadio viniéndose abajo en "I Was Made For Lovin' You" (y otro instante donde las imágenes se me hicieron presentes), y la fiesta final de "Rock And Roll All Nite".  Luego de cinco minutos de fuegos artificiales y mientras sonaba "God Gave Rock & Roll To You", se largó una tormenta huracanada que no pareció importarle a nadie.                   

KISS hizo honor a su gloria y celebró su leyenda.  Vino, tocó y venció, con el agregado de sensaciones nunca antes experimentadas...

La música purifica el alma y alimenta el espíritu.  Disfrutar a KISS es purificador.

Para ellos... gracias.
  
Calificación: 9/10   

sábado, 11 de abril de 2015

SCANNER "Hypertrace" (1988, Heavy Metal)


Estaba en quinto año (1989) e iba ya a disquerías en donde llegaban vinilos importados de bandas "desconocidas" que los disqueros iban trayendo. Sino te limitabas a lo que publicaba la Revista METAL e ir a comprar las ediciones nacionales. Todo esto en un momento en donde en todo el heavy metal estaban pasando cosas muy interesantes, tanto en Estados Unidos... como en Europa. Dentro del viejo continente, un país picaba en punta tanto en thrash como en metal: Alemania. Salían bandas como flechas, gracias a muchos sellos que apostaban y a la gran cantidad de tipos que gestaban todo ese movimiento. Ya estaban Accept, Scorpions, pero tras Warlock, Helloween y Running Wild se dispararon bandas que eran un tanto dificiles de encasillar... Muy veloces para ser metal pero no tan machacantes para meterlas en el thrash. Algunos hablaban de "Power Metal" (Termino que en la actualidad representa otra cosa mucho más edulcorada y carente de potencia a mi juicio). En mi caso prefería hablar de heavy metal más intenso de lo normal y manteniendo un caudal de melodía. Es así como en una de las visitas me dicen "Este grupo es hermoso". Y me llevo este cassette de Scanner. Realmente si esta banda no fue reconocida en su momento, la gente se la perdió porque "Hypertrace" es imperdible. Cinco músicos que toman un concepto de ciencia ficción para las letras y el vestuario, excelentes compositores e intérpretes con diez temas que literalmente te llevan de paseo por la Galaxia ida y vuelta. Si, hay influencias: Accept, Judas Priest, el primer Helloween, pero el quinteto le mete una adrenalina tremenda en simultáneo con excelentes melodías y coros en todos los temas (Algo muy Germano). Michael Knoblich es un excelente vocalista, que va desde los rangos medios hasta los agudos a lo Rob Halford (Escuchar el arranque de "Wizard Force"). Sería injusto no mencionar las duplas y contrapuntos que dibujan los guitarristas Axel Julius y Tom Sopha. Y el bajo audible de Martin Bork. El viejo Lado A es imperdible, con "Warp 7", "Locked Out" y la pausa con un medio tiempo con olor a posible hit ("Across The Universe"). Los demás temas te mantienen en el asunto siguiendo la línea de los primeros pero con algo menos de brillantez (No sé si es que desaceleran y se pierde algo del impacto que había de entrada), algo del Judas a medio tiempo en "Retaliation Positive" o "Grapes Of Fear" muy buena en composición y 100% "Alemana". Producido por Frank Bornemann, un tal Ralf Sheepers figura en los creditos de los coros (No se especifica en el booklet en que temas, se asume que participa en todos). El CD que poseo es un relanzamiento de un sello inglés, con reportajes a algunos de los músicos y un remasterizado que potencia más lo que era el sonido original sin desvirtuar la grabación original. Una joya oculta de los ochentas.

Calificación 8.5/10 

jueves, 9 de abril de 2015

QUEENSRYCHE "Rage For Order" (1986, Heavy Metal)

,

Esta banda en los 80s fue una de las excepciones pensantes norteamericanas de heavy metal. Con un comienzo muy auspicioso en donde la cosa pasaba más por un Iron Maiden pretencioso y progreta, para este segundo álbum el quinteto de Seattle logra un resultado más texturado, más audaz, y arriesgado. Se trata de un trabajo medio dificil para el oído común pero lo considero como el disco en donde la banda se encuentra con su mejor personalidad. Neil Kernon de productor, sonido limpio, músicos de nivel superlativo (No puedo dejar de pensar en la garganta de Geoff Tate y la batería de Scott Rockenfield), se larga la "Furia Por Decreto" como caprichosamente lo editaron en Argentina allá por los 80s. Si uno veía la imagen de la banda podía pensar que eran casi glam: error. Eso me pasó a mi de joven viendo revistas nacionales y dejé pasar el tren hasta el disco siguiente. De esta época no hay nada que suene agresivo y a la vez preciso, pretencioso, todo esto agregado por composiciones excelentes como el abridor "Walk In The Shadows" (Coros del carajo), "The Whisper", otras más filosas como "Surgical Strike", malabares en "Chemical Youth (We Are Rebellion)", todo a la sazón de un Tate PERFECTO en la voz, secundado por Chris DeGarmo en la viola. Hay un cover de una banda canadiense pop (Dal Bello, ni idea quienes eran) que zafa y no desentona tanto llamado "Gonna Get Close To You", pero no puedo explicar la emoción, pompa y locura que me genera escuchar "London" (Un tema más "remanso" pero con "algo" que no puedo definir) cada vez que repaso este CD. Los coros, el clima creado, ROCKENFIELD. Y "Rage For Order" agrega eso a Queensrÿche, teclados, atmósferas, es una banda creciendo, madurando y ya avisando que no es para cualquier oyente. Disco no apto para primera oída, y sí para escucharlo con detención. Lo mejor estaba al caer, el que avisa no traiciona y este CD fue más que "Una Advertencia", una consolidación de "La Q".

Calificación: 9/10

miércoles, 1 de abril de 2015

RIFF "Ruedas De Metal" (1981, Rock)


Tarde pero seguro, la primera review que escribo de la banda argentina que acaso mejor "interpretó" todo esto que implica la ejecución de ROCK. En mi caso los descubro gracias a los constantes "videos" que ATC (Actualmente TV Pública) pasaban de la banda, de hecho llegan a grabar este debut gracias a Tonodisc que estaba vinculada al canal. Recién en los 90s compré sus cassettes en Musimundo - Recuerdo que estaban a precios irrisorios - y por desgracia tras la muerte de Pappo en el 2005 ahí me hago de sus CDs de cabecera lanzados en el 2006 (De pésima calidad de edición y supuestamente "remasterizados", cortesía de DBN). No quiero dar detalles a fondo de libros de Pappo o cosas que se saben (O ya se dijeron 100000 veces y esta Google), los cuatro se juntaron, personalidades muy fuertes y diferentes, Pappo ya venía con la experiencia de Pappo's Blues y el siguiente paso fue junto a Michel Peyronel (Batería), Vitico (Bajo) - Dos músicos con mucho más mundo y cultura de lo que la gente cree - y Boff Serafine en "segunda guitarra" (Según el CD de DBN... ¿Guitarrista rítmico no es más apropiado?). Van al estudio Take 1, de muy limitados recursos (Historias de las "incomodidades" de esta grabación sobran y no hacen a la review), y con sólo 24 canales "Ruedas De Metal" pese al audio deficiente hace historia. Acá hay himnos de Riff con letras que encajan perfectamente hasta en pleno 2015 como los enérgicos "Necesitamos Mas Acción", "Mucho Por Hacer") pero la música es un rock para mí no metálico (Sobretodo Vitico coincide en salirse de ese rótulo) sino intenso con ribetes de AC/DC y alguna cosa "new wave" (Escuchar atentamente algunas de las composiciones) sutil producto de los años previos de Michel en Francia. Vitico se luce en "Sordidez", y otros temas que al día de hoy - y lamentablemente potenciados por la desaparición física de Pappo - son clásicos como "No Detenga Su Motor", o el tema título. Siempre de "Ruedas De Metal" me pareció curioso "Boff No Lo Puedo Soportar Más", no entendí nada hasta que en un libro leí el significado de la joda. Riff empezaba a hacer historia y a revolucionar en todo el sentido de la palabra el ROCK nacional. Las mayúsculas en ROCK son adrede. Nada más.

Calificación: 8/10

miércoles, 18 de marzo de 2015

LIZZY BORDEN "Deal With The Devil" (2000, Heavy Metal)


Lizzy Borden fue una banda atípica para Estados Unidos. Una suerte de Iron Maiden americanizado con hard rock de ese país que en los 80s editó discos que iban en ascenso. Cuando sale "Master Of Disguise" tras sufrir muchos cambios de formación - se habla que en ese disco sólo estaba Lizzy Borden - la agrupación se "separa". Para fines del milenio Lizzy reflota la cosa, llama a algunos ex compañeros, amigos (Joey Vera toca algunas partes de bajo) y al productor compositor Elliot Solomon. Metal Blade los vuelve a acobijar y "Deal With The Devil" es un MUY BUEN disco pese a críticas opuestas que he leído. Producción impecable a la cabeza y guitarras bien gordas, rockeras, metálicas a la par, la primera parte del CD son todas bombas sin parar que repescan el sonido de su último disco pero con menos pompa. De hecho los dos primeros tracks son los mejores ("There Will Be Blood Tonight" y "Hell Is For Heroes"), arden por su intensidad sin desmedro en las melodías. Metal y hard rock bien cruzados, nada nuevo bajo el puente, pero tremendamente eficaz. Por momentos con algún condimento árabe y más estribillo ("Zanzibar") es el típico trabajo en donde el botón STOP no es necesario ni te induce a utilizarlo. Para mitad de álbum tras una marcha triunfal de aquellas se despachan con un buen cover de Alice Cooper ("Generation Landslide") y se nota que los temas venideros no tienen ese "al palo" que sí sentía el oyente en los primeros. Otro cover, pero de BÖC ("(This Ain´t) The Summer Of Love")... me hubiera gustado más temas propios en este retorno que tributar a influencias, pero "Deal With The Devil" es una fija si siempre te gustó Lizzy Borden o buscas un muy buen disco que balancee buen heavy metal con buen hard rock. Y pasó inadvertido, como casi toda la carrera de este tipo pero ni por asomo merece ser llamado un trabajo genérico.

Calificación: 8.5/10 

sábado, 31 de enero de 2015

MICHAEL SCHENKER GROUP "Assault Attack" (1982)" & "Rock Will Never Die" (1984, en vivo) (Hard Rock)


Los invito a detenerse un segundo y que contemplen la foto. Este tipo de ediciones afloró mucho en la década del '90, y eran las que más llegaban a Argentina, ni hablar para fans de UFO y MSG. Algunas eran 1 CD con dos álbumes y nada de información interesante, y las otras 2 CDs pero con un booklet con información más valiosa. Esta es la opción 2. Tras dos discos esenciales en el Hard Rock y un disco en vivo en el Budokan (Ya habrá review), Schenker entra en colapso y se van de la banda nada más ni nada menos que Cozy Powell (R.I.P.), Paul Raymond (Teclados, su ex compañero en UFO) y Gary Barden (Vocalista). Ingresa... Graham Bonnet (¡Ex Rainbow!) para las voces y Ted McKenna (Batería). Quedan como cuarteto y lo que acá escuchamos en teclados está tocado por el sesionista Tommy Eyre. Se van Le Chateau (Francia) a grabar junto a... Martin (En este caso "The Ninja") Birch y... ¿Que puede salir de acá sino un disco de hard rock redondo?. Bonnet supera en todo vocalmente a Gary Barden (Acaso sea menos carismático) y la base rítmica no se resiente con la partida de Cozy ya que el McKenna toca todo, allá, acá, y arma una sección mastodóntica con Chris Glen (Bajo, el único superviviente de la vieja formación). Sin llegar a la gloria de su antecesor estamos ante siete temas y un instrumental durante casi cuarenta minutos. "Assault Attack" es más solemne y épico pero está eclipsado por la gloria que se editó en 1981 (Jamás la pudo equiparar ya que estamos), Schenker se sigue tocando todo con esa característica de riffs melódicos y sólos que parecen "una canción dentro de una canción". El mejor tema es "Dancer" un single que no parece un hit pero suena a hit (?), con mucho gancho en sus coros y bajo/batería. Hay pinceladas épicas en "Samurai", rock and roll en "Rock You To The Ground" y el GRAN "Desert Song": una composición casi perfecta en donde se lucen todos los músicos. El instrumental obligado acá se titula "Ulcer". Como la costumbre invita este line-up se iría al carajo, en 1983 se graba "Built To Destroy" (Debo review II) vuelve Barden, y de tecladista estable ingresa Andy Nye. El disco es un fracaso en varios sentidos. En Noviembre de 1983 Miguel graba dos shows en el Hammersmith Odeon.. pero... ¡Si sacaste un discazo en vivo memorable un año atrás!. Para 1984 se edita "Rock Will Never Die" que no tiene ni por asomo el poderío y la mística del "Live At The Budokan" sin ser descartable. Nunca lo sabré pero me olió siempre a disco para terminar contrato. El sonido es apenas aceptable - algo empantanado por la mezcla y los inserts de público que se suelen meter - la banda claramente suena con menos hambre. Yo hubiera incluido más temas de "Assault Attack" y "Rock Will Never Die" más teniendo en cuenta que este no es un disco doble (Recordar que "Budokan" tiene de los dos primeros y si era un disco doble) con lo cual tenemos un registro en vivo decente con un cierre compuesto por familia (Rudy Schenker) y Klaus Meine (Scorpions) haciendo "Doctor Doctor" de UFO con un resultado muy desprolijo. Lo mejor de MSG ya había pasado.

Calificaciones:

Assault Attack: 8.5/10
Rock Will Never Die: 6.5/10

ENTOMBED "Wolverine Blues" (1993, Death Metal/Rock)


Este fue uno de los CDs que me traje de mi último viaje a Estados Unidos allá por Abril de 1998. Estaba revolviendo bateas en una disquería de Ft. Lauderdale, había títulos a precios muy baratos/de liquidación (Si la memoria no me falla este me salió cinco dólares). Yo venía siguiendo a Entombed pero con cassettes grabados y había visto el video de un tema de este álbum.  Sin dudarlo lo compré aprovechando la oportunidad. Una banda que hacía death metal bien aspero pero con algo especial, esas violas sonando desgarradas y aserradas. Por un acuerdo que hubo entre el sello que tenía a Entombed bajo contrato (Earache) Columbia lanza este álbum en Estados Unidos e invierte dinero en la banda. Dos videos y distribución acorde. En lo que a música respecta "Wolverine Blues" es la madurez de Entombed y su punto más alto. No logro comprender el desprecio de ciertos fans radicales que tildaron de "vendida" a la banda. Acá hay death metal pero llevado a un nivel de evolución sutilmente apareado con elementos de rock and roll, mucha mejor producción usando el mismo productor de siempre (Thomas Skosberg) y temas con ALGO de gancho (En los riffs). No se pierde la esencia de la banda. En 35 minutos desfilan riffs con bastante "groove" ("Rotten Soil", "Heaven's Die") y hasta hay temas que tienen breves guiños a otras bandas ("Demon" mi favorito, en una parte de 5 segundos parece Helmet, "Out Of Hand" tiene un rulo de batería que recuerda al que hace Peter Criss en el final "Detroit Rock City" pero nada acá es robado). La banda declaró que este disco lo grabó antes del jugoso acuerdo (Yo les creo) y la verdad no te dan ganas de parar de escuchar el CD. Ningún tema de relleno, y es preferible una corta duración que un álbum de 65 minutos en donde te duermas. Entombed te despierta a sopapos con "Hollowman" (Primer video promocional de paso), "Full Of Hell" con mucho rock and roll mezclado en su death metal. Otros que siguen exitosamente la misma senda de muerte cruzada con rock son "Blood Song" y "Contempt". Algunos empezaron a llamar esta forma de hacer música "Death & Roll". Que se yo, este disco es excelente, y un buen ejemplo de como una banda puede madurar y refinar lo que hace sin dejar su ADN de lado.

Calificación: 9/10

viernes, 23 de enero de 2015

KISS "Dressed To Kill" (1975, Hard Rock)


Cuatro neoyorkinos con rostros pintados y vestuario intimidante están con hambre de gloria y muchas hormigas en el culo dentro en un sello modesto que cree en ellos y los banca dentro de sus recursos. Sacan un disco debut y giran bien de abajo (Se dice que iban en una van y cocinaban salchichas entre otros alimentos). Van a Los Angeles al poco tiempo, otro álbum (Más crudo y oscuro) seguido de más giras, lo cual sería el ariete de KISS. Pero se puede sacar uno más, redoblan esfuerzos y "Vestidos Para Matar" sin casi nada compuesto a la hora de entrar al estudio, tenemos aquí el Génesis del KISS más "fiestero". De hecho se percibe cierta frescura que obedece al "divertirse" en estudio. Que épocas, tres discos en menos de tres años (Ahora cada banda se toma 3 años para 1 disco). "Room Service" es fiesta y gancho, "Getaway" rockea con Peter Criss en las voces, la producción es impecable (Para esta ocasión tomó la batuta el Presidente de Archivos del sello Casablanca, Neil Bogart) que logró captar esa frescura y rockeo tan palpable, por momentos más solemne ("She") y si buscaban un hit, encontraron el de sus vidas "Rock N' Roll All Nite". Perfecto por donde se lo mire. Diez temas en un poco más de treinta y dos minutos. Lo bueno y breve... es para festejar todo el día.

Calificación: 8/10

miércoles, 17 de diciembre de 2014

AC/DC "Rock Or Bust" (2014, Rock)


Ya las circunstancias que rodeaban al lanzamiento de esta placa eran adversas. AC/DC es una de las bandas más grandes del rock (¿Alguien me lo refuta?) y su antecesor "Black Ice" había sido un trabajo bastante rockero para la veteranía que ostenta el quinteto. Por desgracia corren rumores negativos respecto a la salud de Malcolm Young (Alma Mater de la banda) y se confirma lo temido: demencia. Deja la banda, siendo sustituído por Stevie Young. En el transcurso de este año muchos nos sorprendimos porque en las fotos promocionales (Y hasta la GRUPAL que se incluye en el booklet) no aparecía Phil Rudd. El batero es acusado de posesión de drogas, contratar a un sicario, etc... Pero lo peor es esto: "Rock Or Bust". Once temas en... ¡35 minutos!. El desgano que transmite el CD es notorio, AC/DC electrocutaba, rockeaba, te aceleraba el corazón. Acá fracasa en todos los flancos. Rocks tocados con más onda que pasar una tarjeta SUBE por el lector, el término que más me viene a la mente es "genérico". Phil Rudd es el que se destaca más con esa pegada sólida y única. Las violas suenan muy apagadas y con riffs rockeros/bluseros muy poco inspirados y con cero gancho. Zafan "Play Ball" y dentro de este desierto "Baptism By Fire" es lo mejor sin ser una maravilla. El tema título es un vaso de agua y poca imaginación para poner títulos a los temas, 4 tienen "Rock" en su oración. Muchos coros "Hey Hey", "Nananana" pero sin FUEGO. Hay temas realmente flojos "Miss Adventure", "Got Some ROCK & Roll Thunder" y "Sweet Candy" (Con la intro casi robada a Jimi Hendrix). No quiero seguir escribiendo. Para mí, el peor disco de AC/DC. Hasta "Fly On The Wall" salvaba las papas con algún single. Acá ni siquiera el oficial está a la altura de lo que se puede esperar. Desde ya no pretendo otro "Powerage", "Highway To Hell", "Flick Of The Switch", pero es un disco aburrido (Le tuve que poner MUCHAS ganas) y su breve duración me da la sospecha de la falta de ganas o sacarse el asunto de encima. AC/DC no se merece que "Rock Or Bust" muy seguramente sea el último disco de su carrera. Una gran decepción y pena.

Calificación: 5/10

viernes, 12 de diciembre de 2014

INCANTATION "Diabolical Conquest" (1998, Death Metal)


Pocas bandas son como Incantation. Surgieron a fines de los ochentas y siempre preservaron su propuesta contra viento y marea. Death metal crudo, por momentos velocísimo/pantanoso con cosas de Autopsy en cuanto a ritmos más lentos y riffs "arrastrados". Devastaron a los deathmetaleros que escucharon "Onward To Golgotha" y "Mortal Throne Of Nazarene", sus dos primeros discos. A la hora de encarar este tercer ataque, John McEntee (Guitarrista/fundador) ofrece a Daniel Corchado (Mejicano, ex-Cenotaph y miembro de The Chasm desde hace años) meter sus voces y bajo. Junto al DEMOLEDOR Kyle Severn en batería, los tres se inmolan y plasman esta oda a la viscosidad/blasfemia/claustrofobia/brutalidad. En lo que a mi concierne recién escuché este disco luego de haber presenciado el show que dieron aquí en Buenos Aires en "La Colorada" (Fue casi publicitado de boca en boca y no eramos más de 50 personas). Acaso en esos años el impacto era aún mayor si bien el impacto actualmente es tremendo... ¡Esto es lo que debería ser el death metal posta!. ¡Pasarte por arriba, oscuridad, y tensión/opresión por doquier!. En 45 minutos que se ven sólo pausados por un hermoso interludio ("Unheavenly Skies") los otros siete temas son una topadora que te pasa por arriba. Tonos endemoniadamente claustrofóbicos, batería incansable, blasfemias por los cuatro costados, la fórmula busca avasallarte y el éxito es rotundo. Hasta saben cuando bajar un cambio para volver al caos (controlado), como en "Disciples Of Blasphemous Reprisal" o "Ethereal Misery" (Escuchar el rebaje desde 02:20 hasta 03:00 en donde quedan bajo/bata y viola la descosen). Y para esa época no era usual cerrar un trabajo... con un track de 17 minutos. "Unto Infinite Twilight - Majesty Of Infernal Decay" tiene un aire death/doom hiper asfixiante, pero al avanzar Kyle Severn pone el tempo a full y la carnicería es rematada. Soundtrack para descender a los infiernos.

Calificación: 9/10

VITAL REMAINS "Dechristianize" (2003, Death Metal)


Vital Remains es una banda veterana que ha surgido casi a la par de grandes nombres. Esos "nombres" explotarían pero el combo de Rhode Island se vería relegado a un segundo plano pese a haber lanzado discos buenos. La cosa cambia mucho cuando incorporan a DAVE SUZUKI (Con mayusculas). El tipo no sólo es un excelente guitarrista sino que es un tremendo baterista (El 2 x 1!). Hijo de padres músicos se crió escuchando jazz, flamenco, etc..., y le cambió la cara ya en "Forever Underground" (1997). Hacemos Fast Forward al 2003, en donde la banda se reduce a Tony Lazaro (Violero rítmico y compositor de toda la música) y él. De los viejos años había buena onda con Deicide y telonearon para ellos en algunas giras. Ante la ausencia de un vocalista que los convenciera (Audicionaron un par pero fueron descartados) se contactan con Glen Benton a ver si les da una mano y la sorpresa radica en que Benton escucha la pre-producción y se ofrece para cantar en TODO el disco. Suzuki-Lazaro-Benton. Trilogía tremenda y blasfema. Luego Tony Lazaro contaría que Benton estuvo a punto de cantar en el segundo disco ("Into Cold Darkness", está en el blog) pero por problemas de agenda no se plasmó (La banda siempre fue TREMENDAMENTE inestable). "Dechristianize" comienza con una intro muy macabra (Está extraída de un film y enriquecida con efectos de lluvia, en donde se condena a Jesús a la crucifixión). Tras esto Benton sale con todo.... "LET THE KILLING BEGIN!!!". Ocho temas que van a la velocidad de la luz, Suzuki en la bata es versátil y no toca sólo a los pedos, baja un cambio cada tanto si bien la constante es el blast beat (El redo algo agudo, pero acentúa la velocidad del golpe), riffs por momentos deathmetaleros y por otros con melodías y armonías que le deben algo a Mercyful Fate o Iron Maiden (En el tema título logran el mejor momento). Ni hablar de como ejecuta los sólos la estrella de esta placa. Todos los temas son muy extensos, en promedio 8 minutos lo cual puede agobiar al no acostumbrado. Benton canta con un patrón vocal distinto al de Deicide, se nota que al no componer el las letras se debe adaptar a otro libreto pero los resultados son excelentes. Este CD es para escucharlo de corrido y ser sopapeado entre el vértigo que le imprime la velocidad y momentos muy deathmetaleros mechados con pasajes de melodías MUY logradas (Factura de Suzuki, insisto). No tiene sentido enumerar temas, todos son muy buenos pero un peldaño arriba están el ya mencionado tema título, "Infidel", "Devoured Elysium", "Unleashed Hell" (Que tiene una breve intro gritada en portugués que traducida dice "Vete al infierno vos hijo de puta!"). Vital Remains llegó a la cima, sumado a que este trabajo fue editado por Century Media y la presencia de un vocalista conocidísimo en el género logró que muchos oyentes les prestaran atención. En lo que al resto concierne, toalla en mano, ponerlo bien al taco y a gozar de esta masacre sónica pero increíblemente "refinada".

Calificación: 8.5/10

jueves, 11 de diciembre de 2014

BEHEMOTH "The Satanist" (2014, Black/Death Metal)



Para comenzar debo confesarlo: nunca fuí un gran adepto del cuarteto polaco comandado por Adam "Nergal" Darski. Había escuchado "Zos Kia Cultus" allá por el 2003, me había gustado y punto. Al editarse "Demigod" la banda gana mucho en popularidad, pero siempre lo consideré un disco demasiado "sobreproducido". Les dejé de dar bola y me perdí sus performances en vivo hasta este año. Si de treinta personas todos te dicen que en vivo te matan, es que yo me estoy perdiendo algo. Tras el show que dieron el mes pasado en Flores, me compré este CD y el anterior "Evangelion". Coincidentemente en su último lanzamiento la producción ya era más orgánica lo que confortaba mis oídos. Pero.... al poco tiempo de editado este Nergal es diagnosticado con Leucemia. El panorama es jodido, no se podía hacer quimioterapia por el grado de avance de la enfermedad y tras la colaboración de los fans se localiza un donante compatible para el transplante de médula exitoso con el cual vence a la misma. La banda queda en "stand by" desde ya por todo esto. Siempre creí que una persona que pasa por una experiencia así debe cambiar drasticamente su forma de ver el mundo ya que el tipo se las vió cara a cara con la muerte y por el resto de su vida deberá chequearse. Cuando escuché por primera vez este trabajo me cayó bien, la producción es lo que yo siempre esperaba de Behemoth (Bien clara, sin ser hiperpulida/amplificada). Pero con el CD en mano (Y no el mp3 que escuché) empecé a convivir con "The Satanist", un disco si se quiere conceptual en donde se explica en el booklet las fuentes que nutren las letras de cada tema. Desde citas bíblicas, salmos, Alister Crowley, el credo Satánico, William Blake y siguen las firmas. Las letras figuran ininteligibles escritas en una suerte de simulacro de papiro pero Nergal se toma su tiempo para contar como fueron surgiendo con bastante detalle. En lo que a música concierne, este es un disco del CARAJO, oscuro, con bastante regreso de black metal al death que hacen, y orquestaciones con climas muy tenebrosos. "Blow Your Trumpets Gabriel" abre las acciones a medio tiempo sin por eso renunciar a la velocidad en mitad de tema y el final. Acaso sea el mejor tema de Behemoth en su historia, Nergal largando toda la ira por su garganta... es su revancha tras salir victorioso a la que la vida le puso en su camino y se percibe en el resto de los nueve temas que totalizan casi cuarenta y cinco minutos de duración. Hay momentos muy veloces como "Amen" y su comienzo digno de Marduk a blast beats demenciales, "Ben Sahar", "In The Absence Ov Light" y su tono black (Si bien la banda es más death que black), canciones con una pompa muy épica ("Messe Noire" conmueve por momentos, el tema título también pero con más oscuridad). "The Satanist" no hubiera sido lo mismo si Darski no hubiera pasado por lo que le tocó vivir. Se lo nota muy focalizado y enojado en el buen sentido de la palabra. Otros mazazos dignos de mencionar son "Furor Divinus" y "O Father O Satan O Sun!" (Siete minutos brillantes emotivos, otro momento tremendo que además cierra la placa). Las performances de sus músicos son impecables, el bajo de Orion es muy audible e Inferno baja y sube las RPM según la oscuridad del tema lo amerite con un despliegue de bata acojonante. "The Satanist" crece tras sucesivas audiciones develándose como uno de los mejores discos de metal extremo de este año. En lo personal me conmueve que una persona salga victoriosa de una parada tan jodida y grabe un disco de tamaño calibre. Si no te gusta Behemoth al menos escuchalo una vez, conmigo lo han logrado: formidable CD.

Calificación: 9/10

martes, 2 de diciembre de 2014

SODOM "Mortal Way Of Live" (1988)


Durante todos estos años de oyente, he tenido muchos debates con gente, en especial desde que me fuí informando y descubriendo que los discos "en vivo" no eran "tan en vivo" como yo pensaba. De niño, en los ochentas fantaseaba con un show. En los noventas algunos quedaban bien pero notaba las sobregrabaciones o correcciones, a saber... mucha "perfección" para ser un disco en vivo. Este disco EN VIVO de Sodom es un buen ejemplo del anti disco "doctored" (Como dicen los Norteamericanos al alterar las tomas originales, sea regrabando o con otras artimañans), capturado en "El SODOMANIA Tour Abril/Mayo 1988" según el booklet. "Mortal Way Of Live" es bien villa, tupa tupa, y la propuesta de Sodom ayuda más. Todo es crudo y putamente auténtico (Emociona ver como la gente pide por "Bombenhagel" casi 5 temas antes y cantan literalmente como lo hacemos nosotros acá). Chris Witchhunter (RIP) y Tom Angel Ripper (Bajo/Voz) son los que propulsan a Sodom a un thrash incendiario, palero, sin respiros literalmente, sus instrumentos suenan más arriba que la viola de Frank Blackfire. El efecto es arrasador, Witchhunter por momentos se pasa de tempo, o sea toca más rápido de lo que el tema es... ¡Una masa!. Y en las versiones de "Conqueror", "Electrocution", "Blasphemer" y el himno "Bombenhagel" notás esto. Sodom no pretende ser Watchtower, son tres sacados que se prenden fuego y las RPM quedan en rojo. El sonido logrado es OK pero respetando esa crudeza que tan bien les sienta a estas bandas. Y hasta tienen momentos con algo de más remanso y elaboración, como la versiones en vivo de "Christ Passion" y "My Atonement". Y la gente que sigue agitando, vivando a la banda... te suben las pulsaciones. Totalmente recomendable para escuchar en el auto (Si vas por la autopista) o para sentir ese machaque asfixiante que tenía este estilo de thrash en los 80s. MORTALES 72 minutos de puro thrash.

Calificación: 9/10

lunes, 1 de diciembre de 2014

IRON ANGEL "Hellish Crossfire" (1985)


Alemania rara vez falla. Me encuentro aquí hablando de un "clásico oculto" o "disco desconocido" que se lanzó a mediados de los ochentas. Salían bandas teutonas por doquier, algunas con más foco en el thrash metal, otras al speed/power metal, y algunas que estaban en un "gris" (Ni Metal Tradicional, ni Power Metal de esa época, ni Thrash). Este quinteto se ubica en esa categoría. Y el disco es una constante descarga de artillería y guitarras demasiado poderosas (Por desgracia los violeros que aquí tocan fallecieron en la década pasada: Petter Wittke y Sven Strüven). Grabado en Mayo de 1985, "Hellish Crossfire" consta de diez temas (Sin uno sólo que sea de relleno) en donde hay una energía y agresión imparables. Algo de Judas Priest, por otro lado cosas de sus cotemporáneos Destruction (La voz de Dirk Schroder es similar a la de Schmier pero más limpia). "The Metallian" te estampa contra la pared y es el prólogo de todo lo que vendrá. El primer riff de "Black Mass" deja en claro cual importante ha sido la ya mencionada influencia de Halford y Cía. A partir de "Rush Of Power" (El primer riff tiene algo del "Burn" de Deep Purple) la banda empieza a acelerarse, y llega a niveles demasiado intensos ("Legions Of Evil"). Irónicamente mi tema favorito es el más "lento", el descomunal "Nightmare" que te engaña con una introducción acústica para rozar casi el thrash metal. Y cierran con "Heavy Metal Soldiers" en donde otro músico de la banda fundamental para este ataque sínico se luzca, el baterista Mike Matthes. La producción es cruda pero eficiente, y ayuda a que todo sea así: intenso, veloz, violazos, momentos de oscuridad. Lo escuché tarde pero de entrada sabía que estaba ante un disco que hace honor a su título.

Calificación: 9/10

miércoles, 26 de noviembre de 2014

SPIRITUAL KAOS "Total Confrontation" (2014)



Paraná, provincia de Entre Ríos. Lugar inusual para una banda de death metal y además de un nivel superlativo. Tras lanzar el año pasado un EP (''Stratagem''), el sello marplatense Traumatic Records se la juega y acierta nuevamente con ojo clínico. Casi 24 minutos y siete temas a toda furia, mucho retorcimiento en los riffs. De la disonancia a la furia, se desmayan los violazos para volverse a levantar y abofetearte un tema tras otro. Si te gusta el Gorguts de “Obscura” o el death técnico algo “Meshuggeado” no podés dejar pasar por alto a este quinteto. Si bien las violas de Raul Rodríguez y Pablo Arkova son el puntal del sonido Spiritual Kaos la composición de cada tema merece ser destacada. Y en especial las letras que están en inglés pero la temática tratada es muy piola (Armas biológicas, ciencia ficción, decadencia de la humanidad). ¿Qué otra cosa considero acertada?. Estoy cansado de tantos discos largos, como ya mencioné anteriormente la banda no se extiende mucho pero con lo incluido sentís que te pasó el apocalípsis por los oídos. Sería una injusticia que tamaño disco no tuviera cierta repercusión en el ambiente death metalero local. Una carnicería técnica, precisa y sin misericordia. 

Calificación: 9/10

lunes, 24 de noviembre de 2014

THE CONJURING "Reign In Terror" (2013, EP)



The Conjuring se formó en Buenos Aires allá por el 2013. Los ví en vivo el sábado pasado, gracias a la gentileza de Federico Muller (Bajista) tengo este EP promocional que consta de cinco temas bien thrasheros, filosos y con una influencia evidente: Slayer, pero el menos acelerado y más depurado. Sobretodo por las machacantes violas de Gabriel García (Que además canta muy en la vena de Tom Araya) y Adhemar Longoni, mientras Alejandro Payer (Batería) le pega tremendamente y hace base con Federico. Sobre los riffs furiosos pero entendibles los cuatro te pasan el trapo en cinco temas y veintitrés minutos de duración. Los que más me gustaron fueron “Total War” (TREMENDO el riff inicial y como lo van haciendo más mala leche) y “Holy Blood” pero el resto pega adonde duele. Ya telonearon a Violator en su último paso por Buenos Aires y mantienen una agenda de shows en vivo activa. Espero con ansias que lleguen a grabar un disco, porque tienen con qué.

 Calificación: 8/10

domingo, 16 de noviembre de 2014

OVERKILL "White Devil Armory" (2014)


El nuevo disco del perseverante quinteto no está para nada mal. Cuando me llegó el CD mis impresiones fueron muy entusiastas. Se percibía con relación a sus dos trabajos (SUBLIMES) anteriores una aproximación al enfoque de laburos como "The Years Of Decay". La banda te pasa el trapo como de costumbre, el thrash metal que los caracteriza está y hay ataques certeros ("Where There's Smoke...", "Another Day To Die", "Armorist"). Pero vaya a saber por qué este disco tras una y otra me fue "dejando". Y no es en absoluto un mal álbum. Esto va en lo personal. Puede que "The Electric Age" y "Ironbound" me estén haciendo sombra con este. En lo instrumental los cuatro dejan los equipos en rojo y Bobby "Blitz" Ellsworth sigue teniendo esa voz intacta, acaso una de las más "distintivas" de todo el metal si bien le debe algo a UDO. Hay un gran tema al final con mucho de épico y a la vez thrashero que es la joya de la placa y vale que te compres el CD: "In The Name". No hay mucho más que agregar, yo a Overkill lo banco a muerte: para ellos la palabra perseverancia es un estilo de vida. Sólo eso es para aplaudir de pie.

Calificación:8/10

domingo, 26 de octubre de 2014

EXODUS “Blood In Blood Out” (2014)



Uno de los lanzamientos más esperados del año que fue a la vez rodeado de hechos especiales. La banda prescinde de los servicios vocales de Rob Dukes tras casi nueve años de pertenecer a ella. Los motivos nunca fueron muy claros y al poco tiempo se anuncia que Steve “Zetro” Souza retorna a Exodus. Aparentemente las tomas de Dukes estaban completas, fueron descartadas y el nuevo/viejo cantante registró lo suyo y hasta colaboró en algunas letras. Todo muy extraño teniendo en cuenta de que se asumía una muy mala relación entre Gary Holt y el repatriado cantante, más el despido intempestivo de un tipo que los bancó, apuntaló durante años y se fue haciendo sus pinitos. 

Dejando estos detalles “Blood In Blood Out” es un disco thrashero del carajo. Algunos pensaban en un “Tempo Of The Damned” readaptado o algo así. Error. Exodus se renutre de sus discos ochentosos, con el foco bastante localizado en “Fabulous Disaster”. Los cinco suenan con hambre y en cada tema se siente como si hubieran dejado todo en cada nota. “Black 13” supera los seis minutos lo cual nos hace pensar de que la cosa puede ir más para una onda “Atrocity” pero Holt sacude con riffs ásperos, enojados y sacados del arcón de “Fabulous Disaster” o bien “Pleasures Of The Flesh”. El tema título no decae, lo corto y al grano, pesado y efectivo hace que el impacto no sea inminente sino noqueante. “Collateral Damage” es uno de mis favoritos mientras Tom Hunting (De performance DESCOMUNAL) hace tronar su instrumento, los riffs explotan por todos lados comienza como un precalentamiento para luego sin ir a los gomazos avanzar para arrollar. Zetro de nuevo se luce y hasta hay un aire Slayeresco en el furioso estribillo resaltado por esos bienvenidos coros que tanto usaban en los ochentas. “Salt The Wound” es el único tema que podría haber estado en “Tempo Of The Damned” y fue el adelanto del disco ya que como invitado en el participa Kirk Hammett haciendo un solo en el mismo (Sin pena ni gloria). 

“Body Harvest” es uno de los pocos temas en donde Zetro pudo componer letras, aquí junto a Altus (100% la música) y Gibson, el estribillo es intenso y lleno de orgullo. Los coros acentúan toda esta impronta. “BTK” tiene una marcha arrolladora con Chuck Billy en los coros como invitado bien en su registro más death metalero, el tema parece contagiarse de un aire Testament en ciertos pasajes de guitarras sin dejar el ADN Exodus. “Wrapped In The Arms Of Rage” tiene un riff similar al de “Corruption” (El primero que se repite como cuatro veces) pero a la vez Holt y Altus se baten a duelo con un muy buen gusto melódico. “My Last Nerve” es otro punto elaborado y muy logrado compositivamente con un estribillo más calmo en donde las violas armonizan y le dan un gusto muy personal. 

Jack Gibson se hace más presente (Lo está bastante en toda la placa a comparación de anteriores) y su bajo en diversos pasajes marca definidamente el pulso junto a los incansables golpes de Hunting. “Numb” retoma el Exodus más alocado y acelerado onda “Pleasures…” con riffs menos melódicos y más vieja escuela tal cual ese álbum.”. “Honor Killings” está totalmente escrita por Lee Altus y mantiene la pesadez, el ardor, tensión y velocidad que predominan en toda la placa. Batería inquieta y que repiquetea bombo sin taladrar, golpe, plato, todo sincronizado con el bajo audible y Souza haciendo lo que mejor sabe para mitad del tema bajan un cambio y arremeten de nuevo los bienvenidos/viejos “Coros tribuneros”. 

Lo de Hunting y sus bombos ya es magistral secundado por machaques certeros de Holt/Altus. “Food For The Worms” cierra este inolvidable festín con Holt enloqueciendo su viola al minuto (¡Que riff!) y el quinteto acelera a full con tupa tupa sin renunciar a dosificar el tempo cuando el tema pide algo de oxígeno para volver a ese formidable machaque alternado con la base dando catedra en medio tiempo. Zetro nuevamente parece como si cantara en 1986-1989 pero con una energía de retorno muy palpable. 

Sacando los “In” and “Outs” medio inentendibles que se han dado en el quinteto de San Francisco, debo decir que este disco es una maravilla y no le pongo la máxima calificación sólo porque se extiende más de una hora con once temas y acaso con más brevedad hubiera sido perfecto. Acaso más síntesis hubiera redundado en algo más colosal. “Blood In Blood Out” pide permiso y se pone al lado de “Fabulous Disaster” y en menor medida “Bonded By Blood” como el mejor trabajo que concretaron estos tipos. 

 Calificación: 9/10

sábado, 11 de octubre de 2014

EXODUS en GROOVE (Jueves 9 de Octubre de 2014)




Lista de Temas: 

1) Bonded By Blood 
2) Scar Spangled Banner 
3) And Then There Were None 
4) Iconoclasm 
5) Metal Command 
6) Fabulous Disaster 
7) Children Of A Worthless God 
8) Piranha 
9) Pleasures Of The Flesh 
10) A Lesson In Violence 
11) Blacklist 
12) War Is My Shepherd 
13) The Toxic Waltz 
14) Strike Of The Beast 

 BIS: 

15) The Last Act Of Defiance 
16) Good Riddance 

Tras la incendiaria actuación en el Teatro de Flores circa 2012 mis expectativas eran muchas. A eso se adicionaba que vería el retorno de Steve “Zetro” Souza tras la partida poco clara de Rob Dukes. Pero antes quiero hablar acerca del lugar en donde se desarrolló el show: fue la primera vez que concurrí a “Groove”. No es un lugar para shows - Como casi todos los lugares de Buenos Aires – en sus dimensiones es mucho más largo que ancho disponiendo de "palcos" en la parte superior. Si mi memoria no falla muchos años atrás funcionaba una bailanta allí, se encuentra pasando Plaza Italia casi llegando a Av. Juan B. Justo. 

Cuando me disponía entrar bajaba toda la banda de una combi entrando por la puerta donde suelen entrar los grupos, se los veía muy animados retribuyendo los saludos de la gente. Eso incremento mi dosis de entusiasmo. A eso de las 21:50 arrancan con el inoxidable “Bonded By Blood”. Desde mi posición – medio/atrás – pude advertir que el sonido era flojo, en especial las guitarras sonaban tremendamente “empastadas” y con muy poca definición. De hecho hasta los sólos se escuchaban muy bajos y deficientes. Sólo la bata y la voz parecían poner la casa en orden. 

Esperando que estas condiciones se revirtieran comprobé que Zetro… ¡Está casi igual que en los noventas!. Sacando las malas actitudes del pasado que lo dejaron sin su puesto se lo ve de vuelta con ganas, vocalmente comprometido, con bastante charla y transpirando la camiseta. Se sucedieron los temas sobretodo de los discos “Tempo Of The Damned” y el inoxidable primer disco pero los problemas sonoros continuaban sin vislumbrar mejorías. Sólo Tom Hunting dándole a los parches/doble bombo (Un gran baterista de thrash metal) sonaba claro junto a la voz de Zetro si bien esta en algún momento estuvo algo más baja en la mezcla. Las violas del GRAN Gary Holt y Lee Altus seguían sufriendo por el “efecto bola”. 

Hasta me llamó la atención la indicación de Holt hacia un plomo indicándole “algo” medio con cara de fastidio. Al público – y en relación con el último show de la banda que presencié – lo noté sumamente tranquilo, con poco agite, no se veía mucho mosh desde mi posición ni “circle pits” lo cual me llamó sobremanera la atención. Souza cantó muy bien los temas de la Era Dukes y no pude más que emocionarme cuando atronaron con uno de mis temas favoritos, “Metal Command”. Trataba de no pensar en lo malo que me parecía el sonido pero le doy MUCHA importancia a ello. 

“Fabulous Disaster”, “Piranha” y “A Lession In Violence” me provocaron lo misma emoción/nostalgia. En esta última recién divisé un lindo remolino de gente delante dándose murra. De ese gran regreso llamado “Tempo Of The Damned” machacaron “Blacklist” seguida de “War Is My Shepherd”. ¿Cuándo viene el Vals tóxico?. ¿La gente se despertaría de ese estatismo que yo percibía?. Souza va dando a entender que se viene, hagan esto y…. el efecto bola siguió más la no tan entusiasta (O física) respuesta de la gente. Algunos vivas, coreos, puños en alto, y no se me ocurre más como para describir todo el show en ese rubro. 

Al llegar “Strike Of The Beast” (Con mucha bola nuevamente) extrañé al despedido Dukes… amo a Zetro pero el Gordo hacía algo especial en este tema y su crecimiento en la banda más que nada fue dado a su entusiasmo por la violencia que por sus dotes vocales thrasheras: se frena el tema con las guitarras sosteniendo los riffs, “Separense!”, “Quiero el centro vacío”, “Apagá esa mierda” pedía Souza, ni en el medio las aguas se abrieron. Delante no ví que pasara ni por asomo eso que hace años se denomina “Wall Of Death”. La gente aplaude, la banda se retira y vienen los bises. 

Me sorprendieron con la gloriosa “The Last Act Of Defiance” (Que si no la conocías por como sono dudo que la reconociera alguien) pero cerrar con “Good Riddance”?. Esperaba uno o dos temas del nuevo o algún otra selección vieja ("Deranged", "Open Season", etc...) y en lo que a mí concierne Exodus podía dar mucho más en su ya terminado show. Hasta Gary se lo veía un tanto más apático que lo habitual. El “traidor” y Tom Hunting fueron quienes remaron ante el viento en contra. Afuera se venía una noche muy fresca y la desconcentración fue también, muy tranquila. Crédito para otro show como el de 2012… ¡Desde ya que tienen! 

 Calificación: 5/10 

PD: Al día siguiente me enteré del fallecimiento de una persona al casi terminar el show. Me entristeció mucho. Ni nos dimos cuenta desde donde estábamos de que ocurrió algo así. Se trataba de Gustavo, bajista de la banda thrasher local Kronos. Que en paz descanse.

lunes, 29 de septiembre de 2014

CANNIBAL CORPSE "A Skeletal Domain" (2014)


El disco que más esperé durante este año. Por los sentimientos y pensamientos internos que me generaron cuando Alex Webster anunció que "A Skeletal Domain" no iba a ser producido por Eric Rutan. "No, les va a pasar lo mismo que a Morbid Angel" (No los puedo perdonar, cada día que pasa no puedo creer lo de "Illud"), "Uy, se viene un disco flojo de estos tipos" y otras pelotudeces llegué a pensar en voz alta. Primero los temas adelanto y la inevitable filtración de este trabajo fueron un bálsamo para mi persona. Tras infinitas audiciones de la preciosura que contemplan arriba debo decir que LA TENGO ADENTRO (Cannibal Corpse me la metió, no el Diego) y que estoy ante el disco de death metal del año (A no ser que de Octubre a Diciembre salga un barrilete cósmico). Mark Lewis se luce en producción, mezcla y masterizado obteniendo el mejor sonido en disco que ha logrado la banda en su carrera. Los bombos golpean como truenos pero a la vez toda la batería es un placer de escuchar, las violas lastiman pero son definidas y George "Corpsegrinder" Fisher está en el lugar preciso en la mezcla. A saber, dentro de ese desorden que siempre va para adelante que es Cannibal, "A Skeletal Domain" es el disco más logrado sonoramente, un paso apenitas más técnico que "Torture" y.... ¡Al final no es un cambio drástico como me pareció con los primeros mp3!. La percepción de "A Skeletal..." cambia mucho si tenés la suerte de hacerte el CD. Cuarenta y cinco minutos inolvidables, la banda a nivel instrumental está en un nivel como nunca estuvo antes, en especial Pat O'Brien quien aquí escribe casi el 30% del disco. A Paul Mazurkiewicz (Batería) lo favorece mucho lo de Mark pero a la vez logró unos cambios que hacen menos monótona su labor. Y lo más importante: esta banda ya me convenció, nunca se van a vender, jamás una corista, olvidate de un piano, una letra de amor. Los tipos aman el death metal y han llegado a un punto de madurez tremendo. Dificil elegir temas en este discazo, lo más parecido a un hit (Hay menos gancho en los temas pero no importa) es "Kill Or Become", pero la banda te tira la trayectoria en temazos PESADÍSIMOS como "The Murderer's Pact", "Icepick Lobotomy" (Pensar todo lo que dije antes de este disco, me lo vuelvo a meter ahí...), "Hollowed Bodies", la oscuridad del tema título, y así sucesivamente. Ni un relleno, en eso me recordó a "Seasons In The Abyss" por la seguidilla de genialidades salvando la referencia a ese disco. El contar con un sonido tan demoledor, nítido y preciso, más los músicos en un gran momento interpretativo y compositivo (Ni hablar de como están en vivo tal cual lo comprobé el año pasado), teniendo en cuenta que la banda viene sacando trabajos desde 1990 me obligan a gritar "¡Aguante Cannibal Corpse la concha de su madre!" y considerar que este trabajo se pone de escolta junto a "The Bleeding" como lo mejor de su discografía.

Calificación: 9/10

viernes, 19 de septiembre de 2014

WARLOCK "True As Steel" (1986)


Este quinteto alemán gozó de amplísima difusión en todos los medios metaleros de los ochentas en especial por tener en sus filas a una cantante mujer (Muy bonita además): Dorothy Pesch. Hasta la extinta revista "METAL" hablaba de ellos. Allá por 1987 fui a la disquería "In Rock" (Galería Corrientes Angosta para los que son "porteños") y me lo grabaron de vinilo a cassette. Lo gasté bastante hasta que en los noventas adquirí el CD que ven en la foto (Edición Alemana). "True As Steel" es la confirmación de lo que Doro y la banda venían insinuando en sus dos discos anteriores más estimo un presupuesto de grabación acorde para que el disco reluzca más con Michael Wagener en la mezcla. Imaginen un Judas Priest alemanizado con algo de hard rock, más un buen gusto con las composiciones y melodías, potencia, y Doro que canta muy bien pero a la vez tiene garra. Once temas parejos, el Lado A es totalmente destacable ("Mr. Gold", "Fight For Rock", "Speed Of Sound" en especial", pero el Lado B tiene morteros como "Worwärts, All Right!", el tema título, el rockerisimo "Lady In A Rock N' Roll Hell", y una balada que mucho no  dice ("Love Song" hasta con título trillado) aunque cerrar con el vibrante instrumental "T.O.L." compensa el nivel exhibido en "ambas caras del álbum". Obviamente la que se luce es Doro con su voz e imágen pero el laburo de violas del tándem Peter Szigeti y Niko contribuye por los riffs filosos, teutones y con melodía. Es una pena que tras un disco más la banda se separara, realmente tenían potencial pero así es el rock. Si lo tuyo es el metal tradicional y tenés simpatía por las bandas de Alemania, de seguro que "True As Steel" será de tu agrado.

Calificación: 8/10

martes, 9 de septiembre de 2014

DARK ANGEL "Live Scars" (1989)


"Live Scars" es un disco en vivo que marca el fin de la gira norteamericana (Muy accidentada por cierto, peleas con la banda telonera Death que dejo y volvió tres veces ese tour por peleas con los tipos, arrestos, choques del micro de gira, problemas con la ley con miembros de la banda/roadies durante el tour) de "Leave Scars", disco que reseñé antes de este. Grabado en el Country Club de Reseda (En las "afueras" de Los Angeles) refleja 100% lo que es esta banda en vivo. Con buen sonido, crudo pero certero y ya con Brett Eriksen (Ex-Viking) reemplazando a Jim Durkin en la viola (Se dice que abandonó la banda en medio de esta gira sin decir nada, como quién se va de su casa sin que lo echen) los tipos martillan a puro thrash con siete temas propios y un cover de la banda punk Fear ("I Don't Care About You") que cierra la faena. Tremendas versiones de "The Burning Of Sodom" y otras en donde participa la audiencia de los coros (Debidamente mencionados en el booklet como "La Fila delantera del Country Club: Coros") gracias a la interacción que siempre tuvo Ron Rinehart con el público. Gene Hoglan como siempre le da a la batería como un artillero, y Brett Eriksen se revela como un violero con sólos más logrados que el desertor (?) Durkin. Un buen testimonio en vivo, no se nota mucho maquillaje aunque para escucharlo hoy en día en una época donde YouTube y los lanzamientos en DVD mandan, lo recomendaría sólamente si sos fan del Angel Negro.

Calificación: 8/10

lunes, 8 de septiembre de 2014

ARKHAM "Demo" (2014)



Arkham es una banda de death metal oriunda de El Bolsón (Rio Negro), empezaron bajo el nombre Croaton allá por el 2008. Quinteto, este demo nuevamente me demuestra la buena calidad de bandas de este palo que hay en la Patagonia. Tres temas que se balancean entre el death metal tradicional de justamente bandas como Death (El más técnico) y un cuidado uso de las melodías en los riffs/solos que los lleva a elaborar más partes de sus canciones. La voz bien grave, tiene toques de death y thrash. Pasan de elaborar a pasajes más intensos sin despeinarse y con soltura. De los tres mi predilecto es "Raising Worms". La banda pone a disposición su demo para descarga libre y gratuita, nobleza obliga, les dejo el link.

Calificación: 7.5/10

Link de descarga:

http://www.mediafire.com/download/ggkpuw8b9tuw9ul/Arkham+demo.rar