miércoles, 25 de mayo de 2016

INCANTATION "Upon The Throne Of Apocalypse" (1995, Death Metal)


....No encuentro mi original la puta madre. Mientras leé la review anterior a esta.... Pues es el mismo disco... en mezcla cruda y la que originalmente pretendía John McEntee, con la idea GENIAL de invertir el orden de los temas. El sonido se arrima mucho más al de "Onward To Golgotha", McEntee había quedado muy disconforme con la mezcla de "Mortal Throne Of Nazarene". No debe haber un caso así en toda la historia de la música. Si lo escuchás te vas a dar cuenta de como quería que sonara Incantation para el segundo disco. Hasta luego, sigo rastreando el CD original que en algún lugar de mi colección lo tengo: es que es realmente un item de colección.

Calificación: 8/10

INCANTATION "Mortal Throne Of Nazarene" (1994, Death Metal)


Tras su devastador debut "Onward To Golgotha" John McEntee lanza esta bomba de death metal, llena de riffs oscuros, arrastrados y con partes tanto rápidas como en plan Autopsy lento. La cuestión es que es un buen disco para los lineamientos del género pero no tiene tanto peso e impacto como el mencionado debut. Así y todo en treinta y cinco minutos Incantation te da con un mazazo en el cráneo con tracks como "Emaciated Holy Figure" (Escuchar como McEntee arrastra el riff final), "The Ibex Moon" y los ocho minutos a toda oscuridad de "Abolishment Of Immaculate Serenity". Letras blasfemas como de costumbre, lo considero un buen trabajo, de transición. Pero algo iba a pasar después....

Calificación: 7.5/10

MICHAEL SCHENKER GROUP "One Night At Budokan" (1982, Hard Rock)


Tras dejar violentamente UFO Schenker no tardó en lanzar dos excelentes discos solistas (Ya hablé de ellos aquí). Japón suele ser un país que admira a ciertas bandas: Cheap Trick, Deep Purple y Iron Maiden de hecho por mencionar un par terminaron sacando discos en vivo allí. Pues lo mismo acontece con Schenker en el mítico estadio Nippon Budokan para 14.000 personas de capacidad donde arriba tras unas fechas norteamericanas junto a Molly Hatchet y Cheap Trick. Considerado como uno de los mejores discos en vivo de los ochentas la banda (En donde no hay duda de que es Schenker con su viola dibujando melodías y riffs, con un seleccionado de músicos secundando) desgrana temas de los mencionados discos. En lo personal encuentro que los tracks del disco debut acá brillan más que en las tomas en estudio, con más fuego. Impresionantes versiones de "On And On", "Into The Arena", "Lost Horizons" y para la edición que poseo - remasterizada y lanzada en el año 2009 han insertado "Tales Of Mystery" y un DESCOMUNAL sólo de batería de Cozy Powell (RIP) de casi doce minutos que no estaban en la edición tradicional. Imprescindible si querés empezar a escuchar Schenker, un disco en vivo que capta a la perfección la magia por la que pasaba el alemán y su grupo en esos años.

Calificación: 9/10

FATES WARNING "Parallels" (1991, Progressive Metal)


Hay pocos discos en donde las canciones son las protagonistas. Y "Parallels" habla en ellas expresándose como no lo hizo hasta ese momento. Ya con Ray Alder a bordo en las voces se endurecieron y rozaron casi el thrash en "No Exit" pero luego viraron abruptamente a lo progresivo en "Perfect Symmetry". Aquí Alder encuentra su mejor voz moderando sus agudos significativamente, y pareciera que el guitarrista/compositor de todo Jim Mattheos retoma un camino en donde sin dejar los malabares instrumentales intenta que el oyente pueda asimilar con más facilidad su música sin ser "comercial". Ocho temas excelsos en cuarenta y cinco minutos, la producción de Terry Brown (¿Les suena Rush?) potencia y capta todo este espíritu. Todas tienen lo suyo pero jamás me pude sacar de la cabeza "Life In Still Water". Hay alguna inspiración del Queensrÿche de "Operation Mindcrime" pero en plan remanso (Ej: "Point Of View" y "Leave The Past Behind"). Es un trabajo muy interesante de escuchar porque parece accesible pero las composiciones están llenas de elaboración, arreglos, si bien todos los músicos son excelentes el que se lleva las palmas es el baterista y percusionista Mark Zonder, un monstruo en lo suyo por momentos muy Neil Peart. "We Only Say Goodbye" es otra hermosura de tema en donde se repite magistralmente la introducción, nudo y desenlace que hace de los temas un éxito. Todos ellos parecen una historia contada bien, con inicio, trama y final. Esta banda nunca fue para el grueso de los oyentes pero aquí tal vez muchos se pueden acercar... algo. Fates Warning como alguna vez declaró Alder "Se creó para la gente que no consume música genérica y busca más allá". En una época de esplendor por parte del grupo, un GRAN disco. Esta reedición incluye demos, temas en vivo y un DVD. Ah, la tapa es hermosa, y a tono con el buen gusto de los temas que son la estrella de toda esta cuestión.... ¿Creo haber sido claro?

Calificación: 9/10

GRAF SPEE "Reincarnation" (1989, Thrash/Death Metal)


Luego de tanto desearlo se hizo realidad: el sello Dies Irae Records relanza este CD que se encontraba a cuentagotas disponible en vinilo y cassette. Desde ya intuirán que es material de culto. Y la historia de la banda tiene que ver con ello. En los ochenta toda Sudamérica poseía bandas de metal extremo que empezaban a sonar, el caso más conocido fue Brasil con Dorsal Atlantica, Sepultura, etc... pero en la República Oriental Del Uruguay también había bandas. Una de ellas fue Graf Spee. Yo los descubro gracias al programa de radio "Heavy Rock & Pop" en donde una noche escuché un tema de este trabajo. "Reincarnation" fue su primer álbum y consta de nueve temas en plan death/thrash con influencias de Venom/Celtic Frost/Sarcófago pero limitados por el sonido final del álbum y esto se debe a que sufrieron contratiempos diversos en la grabación, desde el equipamiento a un estudio inadecuado y personal que no sabía como grabar a una banda de este estilo. Por eso las guitarras en ciertos temas tienen poquísimo cuerpo y los instrumentos no suenan como un conjunto o el bajo suena muy alto. Todo esto le termina dando a "Reincarnation" un encanto y una oscuridad especial. "Freedom" es el tema que más sufre por los inconvenientes pero a partir de "Reincarnation" (El tema título, muy Celtic Frost) todo se vuelve más discreto. Hay un instrumental bastante crudo ("Perfidy"). El cuarteto logra ser la primera banda en lanzar un LP en la zona del Río de La Plata y eso se lo han ganado. Donde se ven los mejores logros es en "Patala Loca", largo, thrashero y oscuro, y en "Kali-Yuga" donde la batería parece acomodarse mejor a nivel sonido. Los temas son en inglés ya que la intención del grupo era darse a difundir en el exterior. Victor Rueda en voz suena muy Jeff Becerra (Possessed) pero va cambiando la voz de rangos más guturales a otros más thrasheros. Se merecían esta reedición ya que es un disco documental, esencial en el metal extremo sudamericano e histórico para el metal charrúa. Afortunadamente la misma cuenta con muchísima información y fotos de la banda. Valió la pena la espera. Material de colección, para los más jóvenes, acaso sirve como testimonio de como una banda debía grabar con lo que se disponía en ese momento, sin computadoras ni toda la tecnología que se usa hoy en día. Larga vida al acorazado.

Calificación: 7.5/10

martes, 24 de mayo de 2016

BRUJERIA "Matando Güeros" (1993, Death Metal Grind Chingón)



¡Gloria a este disco!. ¿Se imaginan en 1993 ir a comprar esto?. Había escuchado historias de ellos (Recuerden que no había Internet siendo todo mucho más misterioso y difuso), sobre Billy Gould de Faith No More que cuando estuvo aquí por primera vez le deslizó a algunas personas que formaba parte en broma de una banda grind con letras en español llamada... Brujeria. Luego fue ver anuncios en las revistas, todo misterioso... LA TAPA (Parte II), y me lo compré. En el booklet sigue la joda... ¿Están listos?....



Esta edición fue posteriormente censurada - circulan ediciones sin "Coco Loco" como han bautizado al pobre decapitado - pero esta original tiene un encanto especial ya que la información es poca y vital. Están todas las letras, los músicos se esconden bajo apodos (Ver en la foto anterior como se anuncian) y son diecinueve tracks de death/grind correctamente tocado pero con las letras más graciosas que te imagines, narcos matando con machetes, alusiones a la coca, un tema titulado "Culeros" (JAJAJA!), la figura del Brujo, Satanás usado en broma y puedo seguir tipeando. El disco divierte más de lo que representa musicalmente aunque este bien producido y se nota que los músicos dentro del límite del estilo tienen con qué. Sigue la diversión con "Santa Lucía", "Machetazos (Sacrificio II)", "Chingo De Mecos" (Lloro cada vez que leo la letra, googleenla). Brujería fue algo original, refescante y divertido para esos años. El misterio mataba y en los agradecimientos se lee...

Vean las gracias...



¿Nombres conocidos?. Además de Billy que se delató acá aparecen miembros de Napalm Death y otras bandas puestas en un español truchado adrede. Hasta gastan a Monte Conner dueño del sello poniendole "Monte Muerte". ¿A que voy con todas estas citas?. Brujería es divertido posta: narcos, güeros clamando piedad, problemas con las fronteras, la comiquísima intro que antecede el disco y viva Mexico cabrón. Internet y el tiempo mismo "mató" la mística de este CD ya que se empezaron a saber quienes eran los involucrados en todo este proceso, los que estaban antes (Sacaron unos EPs) y los que estaban en esta época. Todo lo tenés en un click si sabés usar un motor de búsqueda. "Matando Güeros" no es death técnico, ni tiene pretensiones musicales. El que captó la joda lo disfruta y el que no.... se la pierde yendose a la chingada.

Calificación: 7/10

PULPO NEGRO "El Arte De Matar" (2016, Heavy Metal/Rock)


¡Al fin una banda que suena real!. ¿A que me refiero?. En este debut, el quinteto que se formó allá por el 2008 suena genuino, como si hubieran tocado en vivo en el estudio. Ya con ese sonido tan orgánico de base, tienen medio partido ganado de entrada. En treinta y dos minutos compuestos por una intro recitada por Pato Larralde más seis temas que no tienen descarte alguno, Pulpo Negro es un ejemplo de como debería sonar una banda de metal y rock inclusive. Un bajo audible, batería potente, y guitarras distinguibles en cada canal del parlante/auricular. El disco parece arrancar con mucha marcha de la mano de "Pantano" pero en los demás temas bajan las revoluciones sin ser estrictamente "doom", conformando atmósferas y capas pesadas pero rockeras, recordando por momentos a las bandas que estimo los influyeron: el Corrosion Of Conformity de "Blind", Black Sabbath, Alice In Chains por allí, cosas de High On Fire y el Entombed más Death & Roll. Toda esta combinación de sonidos sin afanar da por resultado "Cosechando Tormentas", "Demonios" (Con una letra muy interesante) y "Nómade". La base es maciza, y todo suena bien lleno sin sobreprocesamientos al pedo. Tarde pero seguro, valió la pena la espera. Narciso Ibañez Menta debe de estar muy orgulloso desde el más allá.

Calificación: 8.5/10

viernes, 22 de abril de 2016

PORTAL (Australia) "Outre" (2007, Death Metal)


La primera review que hice de estos australianos fue hace seis años atrás cuando "Swarth" me quemó el cerebro. Este CD es su segundo lanzamiento ("Seepia" el primero es casi inconseguible) y.... de nuevo, esto es una experiencia que no es para cualquiera. En treinta y cinco minutos, The Curator con sus voces genera un desorden, caos, tormenta, climas Lovecraftianos, momentos claustrofóbicos, riffs que parecen vientos del infierno, baterías casi aleatorias y anárquicas. Pero, ¡Esta banda me gusta!. El "Obscura" de Gorguts casi parece un disco pop al lado de esto. Momentos realmente en donde sentís que te estás muriendo, o en un estado de delirio.... Portal es una experiencia única, con dos violeros (Que usan siete cuerdas) en donde cualquier indice de "normal" lo derivan, descomponiendolo en algo fangoso, reptante, y puedo seguir usando adjetivos, descripciones. Escuchenlo, increíblemente en medio de esta anarquía luego de un par de escuchas alguna estructura queda. Ideal para ponerlo fuerte, con la luz apagada, con unos buenos auriculares. Ya lo dije: Portal te quema el cerebro. Si estás interesado en una experiencia por el estilo esto es lo tuyo.

Calificación: 8.5/10

domingo, 17 de abril de 2016

EVIL INVADERS en CLUB V (Viernes 15 de Abril de 2016)


(Foto: Martín Gasa)

Frase del show: No la hubo, por ende mutamos a "Imagen del show". Los cuatro integrantes de la banda viendo como un fan más a los grupos soporte y la completa amabilidad hacia los fans. 

Lo que presencié el viernes fue demoledor. El día no ayudaba con una humedad de mierda y en mi caso dolor de bocho por la misma desde la mañana, pero siempre que Gerardo con Pacheco Records organiza algo vale la pena y me mandé para Club V. Así desembarcó este cuarteto Belga de speed/thrash metal, son muy jóvenes (Lo comprobé cara a cara hablando con ellos) tienen un EP y un nuevo disco "Pulses Of Pleasure" que editó el sello europeo Napalm Records (Aquí lo lanzó Pacheco a un precio muy asequible). Mientras algunas bandas que ellos veneran acusan los años de paso a ellos se los ve plenamente conscientes de su momento: hacer pinitos de a poco, transpirar, dejar todo, actitud, embarrarse en el buen sentido, y poner huevos para usar algo más futbolero. Pero antes tocaron dos bandas nuestras, Interceptor que con su onda Running Wild tocó temas de su disco y Metaluria, una banda más speed y que la verdad merecen un disco debut. Ambas gozaron de un sonido excelente, cosa que no ocurre frecuentemente con quienes telonean. A eso de las 21:15 bajan los tipos por entre nosotros con sus instrumentos encima, setean todo y sin preliminares Club V fue un tornado de violas, de temas acelerados, apasionados y METALICOS tocados por una banda en llamas que en vivo me gusta más aún que en estudio. No paraban de headbangear, corear apasionadamente comandados por Joe (Voz/Guitarra). La gente se enganchó con tamaña adrenalina y hubo lindos pogos. Su set en buena parte estuvo centrado en "Pulses Of Pleasure" el sonido fue excelente a la que agregaron incendiarios covers de Exciter ("Violence And Force") y de Venom ("Witching Hour") respectivamente. Lo que más me gustó en cuanto a la banda fue el tremendo despliegue de Senne Jacobs, un baterista impresionante, jovencísimo que era una turbina en todo, su manejo de doble bombo, los golpes y hasta ponía cara de joven sonriente mientras desafiaba las leyes de potencia ejecutando su instrumento. Algo muy raro de ver... como que no le costaba tocar algo que parecía muy demandante y lo disfrutaba. Sam Lemmens en la otra viola escupía riffs bien ochentosos haciendo buenos tandems con Joe (Que constantemente arengaba a la audiencia con "Hey motherfuckers! Come On!"). Una hora y nos pasaron el trapo. Así nomás. Termina el show y se quedan charlando con la gente, sacandose fotos, firmando CDs, lo que sea. Es lindo ver este tipo de actitudes cuando ya estamos acostumbrados a ciertas bandas que mantienen distancia para con quienes los siguen. Club V esa noche fue arrasado y ojalá vuelvan. Los que los vimos no lo olvidaremos nunca más.

Calificación: 9/10

martes, 12 de abril de 2016

KROKUS "Hardware" (1981, Hard Rock)


El primer disco que escuché de esta banda suiza fue "One Vice At A Time" (Del cual escribí acá en el 2010 si bien lo escuché a fines de los noventas... tarde....). Con el correr de los años, me detuve más en ese período de discos que lanzaron casi de corrido. Un par de músicos me apuntaron con que debía escuchar este CD que ven en la foto, si bien el que los empieza a poner en el mapa es el anterior a este, que supongo en algún momento abordaré ("Metal Rendez-Vous"). Lo de ellos básicamente transita por por un rock duro y potente muy en la vena del AC/DC de Bon Scott. Arista (Su sello) apuesta más por Krokus pese a haberse grabado en un lapso breve en donde los integrantes de la banda manifestaron sentir presión por sacar algo de calidad, el resultado se logró. "Hardware" es un disco superior al antecesor ya que aquí las canciones son más épicas, fluidas y se agrega una vertiente de influencias que abarcan  bandas de hard rock de los setentas (UFO por ejemplo) y hasta de la New Wave Of British Heavy Metal (Saxon se me ocurre). Hasta no sé si es 100% hard rock esto pero no importa detenerse si la aguja se inclina más al "hard" que al "metal". Ocho temas sin un relleno, hay temas más parecidos a AC/DC ("Celebration" es una gran abridora, "Smelly Nelly", "Burning Bones" con su estribillo) pero otros son más rápidos y rozan el metal de esa época en donde la comparación podría ser - repito - Saxon ("She's Got Everything" del cual hay video si quieren chusmear en YouTube). Luego otros con algo de herrumbe Rainbow ("Rock City"), y acá dí en la tecla. Krokus me encanta pero es una banda que en todos sus discos me hace recordar bastante a una, a otra, a aquella y a esta banda. Pero Marc Storace y su voz (El fantasma de Bon Scott), las violas de Tommy Kiefer (RIP) y Fernando Von Arb en plan riffero sin descuidar las melodías, más una base eficiente compuesta por Chris Von Rohr (Bajo) y Freddy Steady (Batería) conforman una banda sólida, que te va a gustar si lo tuyo va por estos caminos, pero siempre han estado en ese rubro de músicos que han merecido más y no han recibido un reconocimiento más abarcativo. Una banda simpática, pesada, rockera, y con buenos temas, "Hardware" puede ser uno de los puntos altos de su extensa carrera.

Calificación: 8.5/10

miércoles, 6 de abril de 2016

CHEAP TRICK "Heaven Tonight" (1978, Hard Rock)


El cuarteto de Rockford siempre fue algo especial. Tras editar sus dos primeros discos en el lapso de un año (Le decían "Década de los 70") y en especial una gira teloneando a KISS que les dió mucha difusión se abocan al tercer trabajo, que se dice muchas veces es el consagratorio para una banda. Graban junto a Tom Werman de productor y aquí tenemos once temazos inolvidables. Cheap Trick hace un rock guarro, pero con composiciones, coros bien puestos, músicos con imagen particular pero que saben rockear, y "Heaven Tonight" es uno de los puntos altos de su carrera. Lo lograron. Ya arrancar con ese inoxidable clásico llamado "Surrender" es ganar de entrada. Ligeramente más inclinado a los riffs que "In Color" la banda sacude los cimientos en "Stiff Competition" (Uno de los mejores temas de su carrera), "California Man", "Auf Wiedersehen", y en otros pasajes bajan un cambio y logran momentos más emotivos o emparentados con el pop ("Takin' Me Back" con su aire Beatle, o el tema título o bien el pegadizo "On The Radio"). Robin Zander es fachero, canta ala Lennon por momentos y riffea. Bun E. Carlos es un oficinista que toca bien fuerte la bata. Rick Nielsen es un violero bardero de gorrita con sólos inquietos, y el bajo es un instrumento que en muchas bandas hace base en silencio: Tom Petersson te lo demuestra, ni te cuento si escuchás este disco con auriculares de calidad. Cheap Trick venía trepando y acá clava la bandera, "Heaven Tonight" es uno de sus mejores trabajos y entre los más apreciados por sus fans. Luego de el vendría un disco en vivo que también, haría historia.

Calificación: 9/10

domingo, 3 de abril de 2016

UFO "No Place To Run" (1980, Hard Rock)


Fines de la decada del setenta, período a mi gusto que fue el más grandioso en la historia del Hard Rock. Para UFO las cosas no lo eran tanto ya que su virtuoso guitarrista Michael Schenker definitivamente se las toma (Entra Paul Chapman, quién tocó ya en varias ocasiones en UFO sustituyéndolo por sus rajes esporádicos) y "Obsession" (Disco anterior) se suponía iba a ser el disco con el que la banda vería un éxito comercial más masivo sin al final cumplir el objetivo. Mientras tanto bandas más orientadas al AOR pero con algo de rock como Journey, Foreigner y hasta Styx vendían millones de discos. Chrysalis Records advierte ello y busca que UFO intente algo más "suave". Llaman a... Sir George Martin (¿Hace falta decir quién es?) con quién se van para su estudio (Air Studios) sitio en Monserrat, una isla en pleno Caribe. Tras sesiones matizadas con playas soleadas y litros de ron en las barras el disco es lanzado y no es el éxito comercial que se esperaba. Pero eso no quita de que aquí tengamos otro trabajo redondo de UFO.Ese rock contundente, riffero, efectivo sigue estando en temas como "Lettin' Go",el tema título, aunque hay otros más refinados como "This Fire Burns Tonight", "Take It Or Leave It" en donde se nota la mano del sexto Beatle. Hay un cover de creo un tema que versionaba Elvis en donde rockean de lo lindo ("Mystery Train") y... Paul Chapman a mí no me hace extrañar a Schenker. Sus sólos también son canciones dentro de canciones y sus riffs son bien llenos y rockeros. Phil Mogg con su voz, lo de siempre: nació para UFO. Idem Pete Way y ese bajo que tuvo influencia en tantos. El octavo disco en estudio de la banda pese a la tapa media rara es un tanto distinto de sus antecesores pero se retiene el ADN de la banda sin llegar a algo tampoco más amigable o con una perdida de pesadez marcada. No hay necesidades de rajar.

Calificación: 8/10

RIOT "Fire Down Under" (1981, Heavy Metal)

 

Lo que están viendo en la foto es un pedazo de historia no reconocido en el heavy metal. Vamos a retroceder unos casilleros. En el viejo continente durante la década del setenta el rock pesado florecía exponencialmente hasta llegar a transformarse en heavy metal con bandas como Judas Priest que se iba endureciendo, o Iron Maiden en estado embrionario y así muchas bandas que luego serían la nueva oleada del heavy metal británico. ¿En Estados Unidos?. Estaba Riot. OK, ya KISS, Van Halen, Aerosmith, Twisted Sister en el underground neoyorkino estaban por allí pero esto era especial. Riot surge en 1975, lanza su primer disco vía un sello independiente Fire-Sign en 1977 ("Rock City"), y llegan a girar junto a bandas como AC/DC y Molly Hatchet. Se van haciendo una base de fans. Neil Kay (El DJ británico que tanto ayudó a Iron Maiden) ayudó a difundirlos. El disco se empieza a vender interesantemente en Inglaterra como item importado. A fines de 1979 de nuevo por vía independiente ve la luz el segundo disco "Narita". Le fue bien y la gente de Capitol Records se interesó, al punto de que los contratan. Pero los intereses de este sello eran un tanto estratégicos: querían que Riot girarara junto al ex-Montrose (Futuro Van Halen) Sammy Hagar para que este tuviera exposición frente a una audiencia más joven. Tras esa gira y sin explicación alguna Capitol decide meterle un voleo en el orto a Riot. Esta historia merece ser contada en esta review, Bill Arnell y Steve Loeb (dueños del sello Fire-Sign, que lanzó los dos primeros) usan el saldo de dinero en adelanto que Capitol les había girado para promover el álbum en estaciones radiales, lo cual acrecentó la base de fans, con esperanza de que Capitol reconsiderara su decisión. La jugada salió bien y les dan crédito para un disco más con lo cual la banda graba en Diciembre de 1980. Una vez finalizado el proceso Capitol (Y van) SE NIEGA a lanzar el álbum dado que era "muy pesado y poco comercial" y el disco queda "cajoneado". Nuevamente Arnell y Loeb lanzan una ofensiva con cabecera de playa en Inglaterra. Los fans en el mundo comienzan a protestar (Incluyendo... ¡Pintadas de graffitis en autos de gente de Capitol!), se lanza un petitorio en el ambiente para que Riot se pueda ir del sello (Entre los firmantes se encontraba el mismisimo Ronnie Montrose (RIP), ex compañero de Sammy Hagar y fundador de Montrose desde ya) y al final Capitol afloja. Elektra se muestra interesado ante tanto ruido negociando con Capitol para adquirir el álbum y el contrato de la banda. Tras toda esta explicación que considero necesaria, en 1981 es lanzado el álbum. ¿Primer disco de heavy metal norteamericano?. Es posible. Es excelente y adelantado a su tiempo. Sonido perfecto, violas melódicas pero arrolladoras, de acá manyaron muchas bandas norteamericanas que surgieron después y no niegan la influencia. Desde el riff MEMORABLE de "Swords And Tequila" en donde ya la banda acelera algo para la época. En el tema título aceleran más pero las melodías están. Y Guy Speranza (RIP) se muestra como el vocalista perfecto para este disco. Acá se alineó todo es un trabajo redondo y sin relleno. Hay una suerte de lectura a lo que pasaba en la proto NWOBHM, Judas Priest, Thin Lizzy y el rock inglés pero... suena a RIOT. "Feel The Same" es memorable y tiene un aire a Zeppelin cruzado con Lizzy. "Don't Bring Me Down", "Don't Hold Back" tienen estribillos poderosos, riffs arpegiados y pesados del tándem Mark Reale (RIP... es una banda con mucho estigma en esto) y Rick Ventura. Hay momentos más épicos como en "Altar Of The King" y "Run For Your Life" que es muy similar al Iron Maiden de esos años sin ser choreo. "No Lies" es otro temazo en donde van más controlados y las guitarras optan por un sonido menos riffero. Todo lo que pueda seguir tipeando no le hace justicia a lo que pasó y a este disco. Lo considero un clásico no reconocido y de hecho yo lo escucho gracias a que un músico norteamericano allá por el 2005 me lo hace notar (Había escuchado discos de Riot post 1987-). Hasta arriesgo: escuchalo aún sino te gusta el rock pesado, algo les vas a encontrar. Discos así se sacaron uno en mil. La banda, agradecida (Ver foto abajo, a buen entendedor, pocas palabras... leer en el medio de la publicidad)






Calificación: 9.5/10 

sábado, 2 de abril de 2016

METAL CHURCH "Blessing In Disguise" (Heavy/Thrash Metal, 1989)


Irónicamente pensé que esta review la había escrito hace años y chequeando el blog me percato que faltaba. Tantas bandas que uno tiene en el bocho y no escribí sobre este trabajo y su predecesor que tanto me gustan. Ultimamente he estado escuchando este disco que es especial en la carrera de Metal Church (Que también lo es). Es un grupo que no hace 100% thrash no hace 100% heavy metal tradicional y tiene mucha influencia de bandas europeas antes que de su país y podemos citar más cosas pero no es el caso. Si lo es que para este disco el guitarrista Kurdt Vanderhoof se "va" de la banda harto del "ritmo" de las giras (En una entrevista que leí en los noventas declaró que entre otras cosas hubo drogas duras y no podía más con eso y con buen tino se bajó), replegándose en el rol de compositor y cerebro oculto. También da las hurras David Wayne, otra baja sensible ya que el tipo le dió un notable carisma a los dos primeros discos. Entran el vocalista Mike Howe (Ex-Heretic) y John Marshall (Ex-plomo de Metallica). Graban en el Kajem Victory Recording entre el 29 de Agosto y 4 de Octubre de 1988 con Terry Date de productor, ingeniero y mezcla junto a un tal Joe Alexander... este es un gran disco pero con peculiaridades. Howe la rompe de entrada pero no tiene la mística del cantante anterior, y Marshall hace que las violas suenen más gordas aunque no se pierde del todo la melodía que había antes, esta cambia de matiz. Ocho temas y un instrumental, empezar con "Fake Healer" es poner toda la carne en el asador para bien, Howe totalmente bajo control y con entusiasmo y un tema excelentemente compuesto. "Rest In Pieces (April 15, 1912)" no sé si es el primer tema de heavy metal que trata del hundimiento del Titanic (Bastante antes del famoso film de James Cameron) pero ya denota que Vanderhoof como compositor se volvió más elaborado y con algo menos de gancho. Acá no vas a ver un "Start The Fire" (Lo más parecido es el excelente "Badlands"). Se trata de un trabajo que de entrada no le agarré la onda (Soy muy fan de "Metal Church" y "The Dark") pero con los años le encontré sus cosas y sacándome mi condición de admirador de estos tipos, debo admitir que las composiciones acá son mejores, las canciones más redondas, hay una vuelta de tuerca sin dejar la esencia. "Anthem To The Estranged" (Sublime), "Of Unsound Mind" (Gran riff de arranque) siguen levantando la cotización, la primera con  más de nueve minutos que no aburren como pasa con muchas bandas que optan por los temas largos. "It's A Secret" es el instrumental.... breve, rápido y cumplidor pero lo que no noté en su momento y sí advierto al reencontrarme con el disco recientemente es... que a partir de este track la producción es muy distinta, más opaca y fangosa. ¿No me creen?. Agarren por separado "Fake Healer" y luego escuchen "Cannot Tell A Lie" (Terry... ¿Que te pasó?) y si no encuentran diferencias de sonido/producción significativas, mail a ragereviews@gmail.com. Con todo lo expuesto, me parece un gran disco pero como en toda la carrera de Metal Church hay cosas que de repente les restan puntos sin ser nada grave. Visto en retrospectiva, un disco de una nueva formación de la banda que de seguro no es asimilable a primera oída como el caso de "The Dark" en especial. Ah, me olvidaba, en los créditos casi todo es compuesto por Vanderhoof y figuran "guitarras adicionales". La tapa siempre me pareció una chotada, otro fantasma que siempre acosó a los trabajos de este quinteto, pero acá la cosa la salvan los temas y la tremenda voz del en ese momento pibe Howe. Listo, fue espontáneo pero no podía faltar esto acá.

Calificación: 8/10

martes, 29 de marzo de 2016

METAL CHURCH "XI" (2016, Heavy/Thrash Metal)


Ya con los números romanos la banda de Kurdt Vanderhoof avisa que es el disco en estudio número "Once". Metal Church ha tenido una vasta carrera, con lo mejor discográficamente hablando en sus cuatro primeras entregas y el resto... tibio, bueno, OK, cumple, murió su cantante original tras un retorno, ingresó otro que era correcto, pero seamos objetivos: el mejor cantante que ha tenido esta banda fue y será Mike Howe, a quién llaman para este regreso. ¡Cómo no entusiasmarse!. Escuché los adelantos con optimismo recordando discos como "Blessing In Disguise" y "The Human Factor" pero llegamos a Once... Doce temas en... sesenta y dos minutos. Ellos acá hacen lo de siempre y Howe rejuvenece todo, ni dudar que es la estrella del asunto con sus agudos y voces filosas. Hay momentos realmente excelentes ("Signal Path", "Sky Falls In"), otros tradicionales y eficientes ("Killing Your Time", "No Tomorrow"), y los demás... me esperaba más, acaso tenía la vara muy en alto, pero Howe no logra llevar a los demás a su grado de entusiasmo y energía. Buenos temas, cumplidores, pero siendo fan de ellos debo confesar que es un disco largo, le sobran temas, o algunos son alargados sin necesidad, o a la hora de enfrentarme a los temas, no lo recibí tan eufórico pese a varias escuchas en el lomo. Lejos está de ser un plomo pero lejos está de ser un disco que pueda escuchar de corrido. Los músicos cumplen, Vanderhoof como siempre es un compositor con mucha influencia del metal tradicional, hasta componía cuando abandonó transitoriamente Metal Church y me animaría a decir que el es la razón de la existencia de la banda. Pero en este "XI" el factor humano que mete Mike Howe se lleva todas las palmas. Para la próxima más arriesgue y a la yugular que se puede.

Calificación: 7/10 

lunes, 21 de marzo de 2016

MOTÖRHEAD "Another Perfect Day" (1983, Heavy Metal)


Tras una seguidilla de discos infernales con el mismo formato trío, Lemmy (RIP) pierde a Fast Eddie Clarke. Su disco antecesor "Iron Fist" había sido aceptable por lo cual decidió probar cosas nuevas. Que mejor que llamar al ex-Thin Lizzy Brian "Robbo" Robertson para sustituirlo. Este es un disco muy especial. Porque el estilo bardero del violero anterior aquí no está y tenemos un guitarrista inspirado, con arpegios, melodías, y pesadez que revitaliza y dota de musicalidad el sonido guarro. Así tenemos temas tradicionalmente Motörhead ("Back At The Bunny Farm"), temazos llenos de pinceladas guitarreras melódicas ("Dancing On Your Grave", "I Got Mine"), otros con tendencia a elaborar más (El tema título), y rocks crudos y directos ("Shine", "Rock It", "One Track Mind"). Producido por Tony Platt (AC/DC, Krokus) no puedo entender porque tanto encono hubo con Lemmy al editarse en mayo de 1983. ¿Robbo era muy melódico para los fans?. Discazo total y con temas potentes, en donde se ve un Motörhead distinto, más musical pero que sigue pateando culos. esta edición "Deluxe" posee un segundo CD que contiene un show en el Manchester Apollo (10 de Junio de 1983). Con el tiempo este disco fue debidamente apreciado, no lo escuché en 1983, pero es uno de mis predilectos en la vasta discografía que dejó Kilmister.

Calificación: 8.5/10  

domingo, 20 de marzo de 2016

NEPHASTH "Immortal Unholy Triumph" (2001, Death Metal)


Disco debut de una banda oriunda de Porto Alegre, coterráneos de los famosos Krisiun y en menor medida Rebaelliun. Death Metal con ejecuciones excelentes, en especial el baterista Mauricio Weimar con sus incansables blast beats ala Deicide y el repiqueteo constante de su doble bombo. Hay una referencia marcada a Krisiun pero también hay una mezcla interesante también de elementos del primer Deicide (Mucho de Glen Benton en la voz de Fabio Lentino, que es bajista además), Vader y mantienen en los treinta y un minutos la ira a tope en diez temas que no superan los tres minutos y monedas. Nada revolucionario, van a lo seguro y al palo, me resultan menos monótonos que Krisiun en cuando a la batería puesto que aquí hay más tiempos medios y no esa velocidad abrasiva de inicio a fin. Vale la pena una escuchada, tiene algo que me hizo reparar en ellos. ¿Les dije que me gustó mucho la performance del batero?. Para colmo en la mezcla lo mandan bastante al frente. Tras un segundo disco cuatro años después lamentablemente Nephasth colgaría los botines y sus miembros se reagruparían en otras bandas. Pero este inmortal triunfo amerita la atención del fan de death metal que sea fan de las bandas que cité.

Calificación: 8/10

sábado, 19 de marzo de 2016

IRON MAIDEN en VELEZ (Martes 15 de Marzo de 2016)


Lista de Temas: 

1. If Eternity Should Fail 
2. Speed of Light 
3. Children of the Damned 
4. Tears of a Clown 
5. The Red and the Black 
6. The Trooper 
7. Powerslave 
8. Death or Glory 
9. The Book of Souls 
10. Hallowed Be Thy Name 
11. Fear of the Dark 
12. Iron Maiden 

 Bis: 

13. The Number of the Beast 
14. Blood Brothers 
15. Wasted Years

Frase del show: 



"Esta es una canción acerca de civilizaciones e imperios y poder y sobre qué es lo que pasa cuando todo termina. Y los imperios ascienden y los imperios caen. Y es la gente que queda atrapada en el medio de todo eso. Ustedes son muchas veces las víctimas. Entonces, valoro estar acá en Argentina, siendo inglés, y valoro el poder llamarlos ahora mis amigos. Y no quiero más mierda. Nunca más. ¿De acuerdo?" 

(Bruce Dickinson, antes del tema "The Book Of Souls")

Había una enorme expectativa para esta nueva llegada de Iron Maiden, acaso demasiada. La vara estaba muy alta: un show en Córdoba el domingo anterior, este, con Anthrax como grupo soporte y un gran disco editado a presentar a bordo del avión de la banda que recorre cada ciudad en donde se presentan. Por desgracia este último sufrió un accidente en el aeropuerto de Santiago de Chile, viéndose la agrupación en la necesidad de trasladar el equipamiento por tierra casi contrareloj para los dos compromisos. No hubo complicaciones de ningún tipo.

A las 19:40 sale Anthrax, todas las veces que los vi en vivo es lo mismo. Una banda sólida, potente, thrashera y que no falla. El núcleo compuesto por Scott Ian (Guitarra), Charlie Benante (Batería) y Frank Bello (Bajo) marcan el pulso de ese thrash machacoso con coros. Joey Belladonna tuvo una noche redonda con su voz y pese a tocar sólo ocho temas fueron a lo seguro y cumplieron nuevamente con creces de la mano de fijas como "Caught In A Mosh", "Got The Time", "Antisocial", "Medusa" y el infaltable "Wardance" que pide Ian a la mitad de "Indians". Se fueron muy aplaudidos, pero se notaba que la gente esperaba al número principal. Anthrax es para ver preferentemente de número central y en un lugar chico como el Teatro de Flores, allí muestran todo su poderío lo cual no significa que su breve show en Liniers fuera algo flojo. De hecho, fue muy bueno. El campo de Velez se estaba colmando, no paraba de entrar gente, al punto que creo que jamás lo ví así de lleno. Las plateas con buena concurrencia, estimo unas 40000 o más personas en total. A las 21:20 se apagan las luces... Ya desde el vamos Maiden se metió en el bolsillo a todos. Excelente sonido, escenografía, seis músicos afiladísimos que se percibía, disfrutaban realmente de estar dando ese show.


Hubo acaso mucha empatía entre la gente y ellos (En otros shows por motivos conocidos se había cortado de a momentos), los temas eran una sucesión de furias, cabalgatas, arpegios, acústicas, las queridas guitarras gemelas (Y por momentos triples), batería sonando con todo, si los planetas se alinearon fue esa noche. Todo era perfecto, y el vocalista/piloto de aviación/artista/esgrimista/empresario/profesor de historia y sigo toda la vida Bruce Dickinson tuvo una comunicación lúcida con el publico cantando más allá de lo humano. ¿Cómo explicar que el hombre superó un cancer que requirió postergar planes por su tratamiento agresivo de quimioterapia, llegaba a los agudos más exigentes exitosamente y más allá casi sin demostrar esfuerzo titánico?. ¿Cómo explicar que manejaba el protagonismo de un lado a otro del escenario con momentos coreográficos formidables?. Lo de el fue excluyente. Acaso los demás músicos quieren en el buen sentido de la palabra equiparar su inspiración y los lleva a tocar aún mejor. Las tres guitarras fueron claras, nítidas y precisas. Steve Harris es el bajista que conocemos, galopa el escenario, pone el pie en el retorno y ametralla nota tras nota. Hasta le cantaron el "Feliz Cumpleaños" atrasado a pedido de Bruce y se lo notó algo conmovido. Temas del nuevo disco mechados con clásicos, el mérito es que los más recientes no hicieron mermar el show sino lo contrario. Por momentos en algunos de ellos me corría la adrenalina por la espalda. El público rendido completamente a la banda, esta totalmente en llamas y dando lo mejor de sí, en una hora y cincuenta hicieron historia. Ya pasaron cinco días y creo haber visto uno de los cinco mejores shows que he presenciado en cuarenta y cuatro años de vida.

¡UP THE IRONS!

Martín Gasa

Calificación 10/10




Iron Maiden es seguramente junto a Black Sabbath la banda más grande del heavy metal. Pero sus experiencias en vivo en Argentina desde su primera visita allá por julio de 1992 tuvieron siempre un sabor agridulce, ya sea por estadios inadecuados, la bochornosa reacción del público en la exhibición de la bandera británica durante “The Trooper” en el 2001, performances a veces desprolijas del grupo y en general eternos problemas de sonido. Sumado a que su época de gloria compositiva había pasado, mis sensaciones con el grupo no estaban divorciadas pero si alejadas acaso. Casi sin querer, hubo un punto de quiebre durante el segundo tramo del “Somewhere Back In Time Tour” en el 2009 (donde recreaban el sensacional período 1984- 1987); en esa oportunidad también en Vélez, 

Maiden puso producción, luces, sonido, puesta en escena, pirotecnia y un repertorio y desempeño formidables, lo que me llevó a exclamar que por fin había visto y oído a ese gigante que me deslumbraba en mi adolescencia cuando escuchaba sus cassettes o veía sus videos en los ’80. En algún lado esa gran banda existía y ese show no solo saldó la deuda en vivo que el conjunto tenía en Buenos Aires sino que fue el inicio de grandes recitales posteriores como los del 2011 (presentando “The Final Frontier”) y 2013 (recreando el “7th Son Tour”). Por eso esta vez les recalcaba a mis amigos que debíamos ir a verlos, porque “ahora Maiden en vivo garpa”. Y más aún si en esta oportunidad presentaban su último álbum, “The Book Of Souls”, el que inesperadamente mostró a la banda reinventándose a si misma y transformándose en el trabajo más aclamado en 25 años. 

Ver a Maiden hoy me generaba un entusiasmo ya perdido, y pocas veces pasa que cuando hay tantas expectativas, un espectáculo las colme y supere… esta vez pasó. Quizás por el cáncer que superó Bruce, o el suponer que no le queden muchos años más de actividad, los cierto es que Iron Maiden decidió en esta gira subir la apuesta, montar un show como en las viejas épocas (no recreándolas esta vez) y armar un arriesgado repertorio sin dejar afuera clásicos obvios como “The Trooper” o “Hallowed By Thy Name” pero incluyendo perlas olvidadas (“Children Of The Damned” y “Powerslave”) y seis temas del nuevo álbum que no solo son puntos altos del concierto sino que muestran que pueden codearse con las canciones históricas sin problemas. Tranquilamente la banda podría sentarse en sus laureles tocando correctamente sus hits y nadie se los reprocharía. 

Pero el 15 de marzo pasado Maiden subió al escenario a romperla, a no repetirse y a mostrar su mejor forma en años, para demostrar que el paso del tiempo lo revitaliza y fortalece. Secundados por la escenografía que emula los restos de la civilización maya y una iluminación deslumbrante, un Dickinson encapuchado en medio del humo salido de un caldero hirviente entonaba la introducción de “If Eternity Should Fail”, siendo el inicio de dos horas de un show demoledor sin respiro ni cortes, donde los músicos de Maiden dieron clase de artistas en todo sentido y de cómo tocar heavy metal inoxidable. Siguió “Speed Of Light” y la muestra que el nuevo material tiene todo lo que los viejos álbumes: equilibrio entre la melodía y la fuerza, lo intrincado y lo directo, lo rockero y lo progresivo. “Children Of The Damned” fue un golpe al pecho y una demostración de lo que ocurriría todo el concierto: una banda prendida fuego y con un sonido demoledor, macizo, metálico, y excesivamente fuerte sin perder jamás claridad y cuerpo, donde cada cambio de telón, cada lanzallamas, cada explosión y la aparición de los Eddies no hicieron más que confirmar no era una noche más de la Doncella en Argentina. 



Por lejos fue LA noche. Y el estadio literalmente temblando y las más de 45 mil personas (con un campo sobrevendido a lo largo y ancho como nunca vi) sirvieron de complemento de un momento inolvidable. “Tears Of A Clown” y “Death Or Glory” fueron los pasajes menos brillantes de lo nuevo y en “The Trooper” tanta era la euforia y adrenalina que emanaba desde el escenario que los tenues silbidos en el ya consabido acto de la bandera británica pasaron desapercibidos (párrafo aparte: abuchear en este momento no solo demuestra mala educación e ignorancia por no saber de que trata la letra de la canción, sino hasta desconocimiento de la historia del grupo y su desenvolvimiento escénico…). Los músicos son tipos que rondan y superan los 60 años, pero parecen haber hecho un pacto con el diablo para no envejecer : con un despliegue incansable y más jóvenes que nunca, Harris apuntalándolo todo como es habitual con su bajo al ataque y las guitarras de Adrian Smith y Dave Murray descollando, una mención merece el mediocre Janick Gers, que parece haber encontrado algo de oxígeno entre sus dos compañeros de las seis cuerdas otorgándole algo de sentido la cuestión de las tres guitarras. Pero la sorpresa la constituyó Nicko McBrain, quien desde sus poderosos y devastadores golpes (jamás la batería de Maiden sonó como lo hizo ese martes) armó un muro sonoro a partir del cual la banda te aplanaba. 

 Y Bruce Dickinson… bien, lo del cantante ya es trillado y para la eternidad: se come el escenario, su despliegue físico es inagotable, canta en rangos cada vez más altos sin evidenciar esfuerzo o cansancio y encima tiene buen humor. Lleva al grupo a niveles infinitos y nada sería igual sin él… hasta se da el lujo de mostrar su inteligencia e intelectualidad prodigiosa (seguramente excesiva para el grueso del público argentino de la Doncella de Hierro) al decir de manera introductoria en “The Book Of Souls” (el tema) y como refiriéndose de alguna manera al episodio de la bandera: “Esta es una canción acerca de civilizaciones e imperios y poder, y sobre que es lo que pasa cuando todo termina. Y los imperios ascienden y caen. Y es la gente que queda atrapada en el medio de todo eso. Ustedes son muchas veces las víctimas. Entonces valoro estar acá en Argentina siendo inglés, y valoro el poder llamarlos ahora mis amigos. Y no quiero más boludeces. Nunca más. De acuerdo ?”. Sin parates de por medio, los puntos más altos fueron una épica versión de “Powerslave” y dos bombazos como “The Red And The Black” con sus cambios y variantes y la pomposidad de “The Book Of Souls”. Para el final el grupo dejó un puñado de clásicos (“Hallowed By Thy Name”, “Fear Of The Dark” (y su inentendible popularidad entre la audiencia argentina) y “Iron Maiden”). Hasta el bis fue novedoso con “The Number Of The Beast” (incendiaria como los fogonazos saliendo de todas partes), “Bloodbrothers” y “Wasted Years” (temazo nunca imaginado como cierre), afirmando la propuesta del grupo de negarse a funcionar con piloto automático. El show dejó la conclusión de cuan gloria pura es Maiden encontrándose en un estado de gracia y crecimiento todavía con 40 años sobre el lomo y una voracidad de principiantes. 

 Y me viene a la mente la sabia frase de “nunca subestimar a una gran banda”, porque a esta altura no pensaba encontrarme tan cebado y reconciliado con el grupo por un show que sigue retumbando en mi cabeza habiéndolos visto todas las veces que tocaron en Buenos Aires. Algunas bandas nace para ser meramente eso… otras apuestan a ser grandes y convertirse en leyendas. Iron Maiden lo logró hace rato… 

Fernando Boido

Calificación: 10/10.

martes, 23 de febrero de 2016

VADER "Sothis" (1994, EP, Death Metal)


Un verdadero item de colección para estos tiempos. El primer EP de Vader, que tras el disco debut "The Ultimate Incantation" fuera editado por el sello (extinto) español Repulse Records (Lo que años después pasaría XtreemMusic). Independientemente del valor afectivo que tiene para mi como coleccionista, "Sothis" son cuatro temas mechados con interludios sónicos. Los temas son tremendos, muy influídos por el Morbid Angel de "Blessed Are The Sick", el primer Deicide o Slayer, desde ya que la batería va desde los blast beats a tempos muy altos. Sonido cristalino y nítido por los cuatros costados, aquí el cuarteto se despacha con violencias llamadas "Sothis", el tensísimo "De Profundis", "The Wrath" y un cover que no tiene nada que ver con la velocidad y riffs técnico/brutales que Peter y cía esparcen: "Black Sabbath", si, la que abre el primer disco de la leyenda. ¿Por qué no elegí otro disco de Vader y sí este EP?. Considero que "Sothis" es el punto de partida para el sonido que luego fueron brutalizando, y aquí suena más pulido pero tremendamente brutal. Tremendo CD y una pena que muchos fans de la banda casi no sepan que existe.

Calificación: 8/10

viernes, 29 de enero de 2016

EXUMER "The Raging Tides" (2016, Thrash Metal)



Desde hace más de diez años observamos una resurrección del thrash metal encabezada por jóvenes que siquiera habían nacido en 1986. Por suerte no ha sido una moda pasajera pero esta nueva generación del Siglo XXI acusó influencia de bandas como Exumer y otras tantas especialmente provenientes de Alemania. Tras dos discos editados en los ochentas este quinteto se separa pero en el 2012 el ahora vocalista Mem Von Stein (Tocó el bajo y cantó en “Possessed By Fire”) y el guitarrista Ray Mensch rearman la bestia y regresan con el potente “Fire & Damnation”. Visita a Argentina incluída (Junto a los daneses Artillery) se mantuvieron activos en vivo pero por desgracia en el 2014 el guitarrista H.K. muere victima de una enfermedad siendo reemplazado por Marc Bräutigam. “The Raging Tides” es thrash metal puro, muy medular y agresivo en donde los riffs de las violas comandan los ataques a medio tiempo que se dan en cada tema. No hay tanta velocidad como en el disco debut (“Sinister Souls” y “There Will Always Be Blood” son una excepción a esto) pero si un aura a enojo y agresión muy palpable. Todo directo, eficiente y a pegar donde duele, ningún track supera los cuatro minutos y medio. Recalco que lo de Mensch y Bräutigam con sus riffs es el factor que hace de este disco algo enojado, tenso y thrashero como se espera de estas bandas. Además de los ya citados el tema título, “Catatonic”, “Self Defense” y “Shadow Walker” son buenos ejemplos de sopapos en tu cara. ¿Sorpresas?. Dos bonus tracks, uno de Pentagram (“Forever My Queen”) y uno desnucador de Grip Inc., “Hostage To Heaven”. Si el año a nivel thrash arranca así con las bandas veteranas estaré más que atento, el maestro aquí supera al alumno. La pucha, que riffs hay en estas mareas furiosas… 

Calificación 9/10

lunes, 25 de enero de 2016

MEGADETH "Dystopia" (2016, Thrash Metal)



Tras una sociedad que duró unos discos Dave Mustaine prescinde de su guitarrista Justin Broaderick y del baterista Shawn Drover. Ambos nunca terminaron de dejar su impronta en Megadeth ni despertar pasión alguna en los fans. Tras la partida era lógico que muchos soñaran o especularan con un posible regreso de la alineación que grabó el emblemático “Rust In Peace” (Sin dudas el disco más querido – y venerado en muchos casos - por los fans). Tras algunos amagues al final son reclutados el guitarrista Kiko Loureiro (Ex Angra) y Chris Adler (Que sigue en Lamb Of God pero graba la batería aquí). “Dystopia” básicamente es un buen disco de Megadeth. ¿Es superflua la oración?. Tenemos temas correctos, riffs que van de lo oscuro a lo introspectivo pero con nexos predecibles al pasado de la banda y un Mustaine que en lo vocal adopta un rango más grave. Los excelentes solos/punteos de Loureiro se llevan las palmas en todo esto y están más orientados a los de Marty Friedman/Jeff Young realzando el interés cada vez que el brasileño vuelve a arremeter con otro. La pegaste con esta incorporación, Dave. Respecto a las canciones en sí no encuentro emoción en general: ni indiferencia, ni rechazo, no hay vértigo sino un tiempo medio que no incomoda ni pide más RPM, no hay riffs memorables (Si intentos de búsqueda en la historia de la banda). Me detengo en el “factor pasado”: en su mayoría las canciones, y en especial algunos riffs tienen llamadas o remiten a elementos que se escucharon en los primeros cuatro discos de la banda. A mí esto me suena a “forzado” ya que no noto fluidez en esa búsqueda de respescar climas de una época que ya pasó. No soy de esos fundamentalistas que le piden al Colorado un nuevo “Rust In Peace” pero Mustaine ya no lo puede hacer de nuevo. Muchos fans por eso mantienen la vara muy alta o se ponen algo eufóricos cuando en la previa hay algún anuncio que apunta para ese lado. Acá el tema título recuerda a un Hangar y otros tienen referencias en cuanto a riffs y estructuras a 1988-1990. Excepción de “Poisonous Shadows” que me resulto un plomo largo con pianos y acústicas que no veo que le aporten mucho. Pero “Lying In State” y “The Emperor” las dos inquietas, trabadas y más vitales que sus antecesoras levantan la placa cuando se termina la cosa. Muy buena producción, la formación realmente es competente en donde Loureiro es el que inyecta más vitalidad y justifica su ingreso. Acaso sea un disco en donde las ejecuciones de los músicos brillan más que los temas. Y sobretodo con este elemento “Dystopia” es un trabajo representativo de Megadeth apenas empezado el 2016. El pasado nunca se va a manchar. 

Calificación: 7.5/10

domingo, 17 de enero de 2016

THRASHFIRE "Vengeance Of Fire" (2015, MCD, Thrash Metal)


Carnicería thrasher es lo que este trío turco ofrece. Tras un disco debut en el 2011, XtreemMusic los ficha el año pasado y edita este aniquilador EP. Una intro de casi tres minutos te va preparando para lo que sigue: Destruction/Slayer/Kreator pero sin notarse tanto la influencia más una excelente producción. Lo bueno y breve acá lo tenemos: la seguidilla "Vengeance Of Fire", "Thrash Assassinations Of Rotten Streets" (A mi gusto, el mejor) y "Chainsaw Metal" demuestran ello. Ya en trece minutos uno pide la toalla de tanta intensidad, ira, machaques y voz de Burak Tavus (Recuerda en algo al viejo estilo de voz de Schmier), escúchenlo con auriculares, el MCD pide otra pasada. Muy destacable la labor de la base conformada por Oktay Fistik en batería (Muy Ventor de Kreator en el buen sentido) y el bajo de Okan Özden. De bonus hay dos tracks de la época que eran quinteto, extraídos de un demo del 2007, los dos nuevamente aniquiladores en plan thrash alemán ochentero. Un trabajo buenísimo de inicio a fin en el cual la no longitud hace que el impacto sea mayor.

Calificación: 8.5/10

GRUESOME "Savage Land" (2015, Death Metal)


Una banda y disco interesantísimos para hacer una review. En el año 2014 cuatro músicos con experiencia en el death metal y thrash forman esta banda tras dos demos graban este álbum y hasta se aseguran un contrato con el sello Relapse. La cabeza visible de la criatura es Matt Harvey (Dekapitator, Exhumed) en guitarra y voz. Pero que decir de los demás... Gus Rios en batería (Ex-Malevolent Creation entre otros), Robin Mazen en bajo (Derkéta) y Daniel González en guitarra (Occisas, Possessed). ¿Sos fan de Death?. ¿Escuchaste sus dos primeros discos?. ¿En especial "Leprosy"?. Bueno, con "Savage Land" vas a gozar de lo lindo porque es el mejor homenaje al sonido que Chuck Schuldiner y su banda tenían en esos años. El sonido y la onda de "Leprosy" están por todos lados, sería la mejor observación: Los riffs, los sólos apalancados, la voz muy Chuck de Harvey, todo huele a Death pero no es copiar y pegar si bien casi lo es. Los temas se sostienen por si mismos pese delatar sin disimulo alguno sus influencias. Mi favorito es "Trapped In Hell" pero en otros encontrarán más contactos con Death tanto en algún riff como en el título de un tema. Disco corto, contundente, muy bien producido y que te agarra, con tapa de Ed Repka (¡Hasta el mismo dibujante de Leprosy!), la edición de lujo trae dos covers que cumplen: uno.... de Death ("Land Of No Return"), y "Black Magic" de Slayer. Contando a ellos son cuarenta y dos minutos de death metal que parece grabado en los ochentas y no en el 2015. ¿Seguirán en esta línea para el próximo?. ¿Será un único disco?. Esto último lo dudo ya que ha tenido repercusión entre los fans. Queda la otra pregunta en el aire para el segundo disco si es que lo editan... y así espero.

Calificación: 8/10

domingo, 13 de diciembre de 2015

HIGH ON FIRE "Luminiferous" (2015, Heavy Metal)


High On Fire es una de mis bandas preferidas del Siglo XXI. Lo descubrí con aquel "Blessed Black Wings" (Si bien hay discos atrás) y me gustó su formula Motörhead con toques Venom/Celtic Frost y algo de Stoner Rock por ahí. Básicamente mantuvieron la propuesta en estos años con discos algo más "pulidos", otros más directos, pero a este no hay con que darle. "Luminiferous" es un combo de crudeza y temas violentos imparable. Que lindo que es escuchar este tipo de sonido en épocas de triggers por todos lados. Matt Pike en viola y voz es el 50% de todo con sus riffs chorreando corrosión y su voz cada vez más aproximada a la de Lemmy con los años. Acá tenemos nueve temas en cincuenta y tres minutos, todo es contundente, arrasador, con momentos épicos ("The Falconist"), riffs asesinos ("The Dark Side Of The Compass") o temas bien largos y vuelvo a repetir, ARRASADORES ("The Lethal Chamber"). High On Fire es la muestra de que el formato trío en el metal rinde mucho, todos los músicos llenan todo hueco posible. Discazo por donde se lo mire, producción cruda adrede de Kurt Ballou pero rendidora. Con esta review, Rage Reviews te dice hasta luego hasta Febrero de 2016. Poner bien al taco, sea en tu PC o en el equipo de audio, así se te quema el cerebro.

Calificación: 9/10

miércoles, 9 de diciembre de 2015

RIFF "Que Sea Rock" (1997, Rock)


He aquí el mejor disco de Riff a mi criterio. Una banda que por tercera vez "vuelve" (Técnicamente jamás se separaron) tras telonear a Motörhead en La Plata y a AC/DC en River en 1996. Pappo, Vitico, Peyronel y Boff te gusten o no alguno más que otro cuando se reunen siempre algo interesante sale. Si a eso se adiciona que Alvaro Villagra evolucionó años luz como ingeniero de sonido y todos en los estudios Del Abasto dieron lo mejor de sí, tenemos no sólo un discazo sino el que a mi criterio tiene un sonido perfecto, equiparable al de cualquier banda internacional. De hecho este disco "Negro" tiene un sonido aproximado al álbum homónimo de Metallica. Potente, clarísimo y podés escuchar con detalle cada matiz de los instrumentos. Pero Riff no thrashea, rockea como siempre y acá con más inspiración. Hasta los letras son variadas: historias de ríos, cabarets, casinos, mujeres. El tema título es arrollador, y el 1-2 es letal con "No Obstante Lo Cual". Peyronel pone su voz en "Mala Noche", Vitico en "Es Tarde", la primera parte del CD es un gol al ángulo. "En La Ciudad Del Gran Río" es uno de mis temas preferidos de todos los tiempos, tiene un riff entre enojado y muy rockero. La segunda mitad es algo menos intensa pero los temas no merman en calidad, "Tigre Hotel" muestra al Carpo haciendo de croupier de casino, "Estamos Hartos" tiene no sólo un título que rememora los 80s sino que en la música hay un aire al disco "Contenidos" (1982). Dato no menor: en las voces han invitado al que fue su frustrado primer vocalista: Juan García Haymes, quién canta en simultáneo en muchas instancias con Pappo. "Que Sea Rock" es un clásico oculto del rock nacional. Fue ninguneado por los principales sellos internacionales forzando a que Riff vía Musimundo lo edite vía su propio sello ("Riff Records"). La edición que poseo (No es la primera, es una reedición) incluye un segundo CD con un tremendo show en Obras del año 2001. "Que Sea Rock" es extenso para ser un disco de Riff (cincuenta y seis minutos), catorce temas, pero es tremendo lo que lograron sin mayor apoyo y pese a las tensiones que siempre tuvieron a la clara se nota que se divirtieron grabándolo. Ellos estaban en un pico y vuelvo a recalcar el laburo de Alvaro Villagra en la consola. El último disco de Riff en estudio lamentablemente, pero rock, ritmo y una banda UNICA de inicio a fin 

Calificación: 9/10

lunes, 7 de diciembre de 2015

RIFF "Macadam 3... 2... 1... 0...." (1981, Rock)


Tras el debut crudo y contundente de "Ruedas De Metal", Riff se había lanzado a tocar en vivo incesantemente frente a todo tipo de circunstancias intensas, público muy descontrolado para la época, lugares que no los reciben bien, cierta mala prensa, etc.... Pero curiosamente en Noviembre de 1981 a poco más de siete meses de lanzado "Ruedas De Metal" optan por para grabar su segundo disco. Riff pertenecía a un sello llamado "Tonodisc". Los más veteranos recordarán a este sello dependiente de ATC con artistas discimiles como Richard Clayderman (Ese pianista francés rubio), Los Parchís (Sin comentarios) y ellos mismos. Les dan un mayor presupuesto y graban en los Estudios ION con Jorge Da Silva ("El Portugués") que era un ingeniero de sonido con algo de nociones. "Macadam..." desde el vamos posee un audio ostensiblemente mejor al primitivo de "Ruedas..." (Si quieren más datos está la review en el blog), pero sin llegar a ser superlativo. La banda continúa por la misma línea musical directa, rockera, acaso con letras curiosamente orientadas más temas futuristas. Se destacan por su calidad "Que Es Un Tulipán?" (Dato curioso: en toda la letra ni se menciona a la flor), "Debo Seguir Buscando", y el tema título con ese "riff" y marcha (Que bárbaro el final con los cortes por favor), Michel Peyronel canta en "Días Buenos Y Malos" y el gran Vitico lo hace en el enorme "No Pasa Nada En Esta Ciudad" (Ver la portada del disco.... ¿Les dice algo?), acaso un titulo que reflejaba el hastío de ellos para esos años en donde el único rock en serio lo hacían ellos. "Profanador De Tumbas" es el tema más oscuro y "Ultra-Velocidad" tiene mucha marcha y no tanta velocidad. No tiene la mística del primero pero es un trabajo superior, con mejor sonido y clásicos como "La Dama Del Lago"... ¿Que se puede decir?. En Diciembre lo presentarían en Obras con algo nuevo para las presentaciones en ese estadio: dado a que en los shows de la banda las butacas solían ser destruidas por su público... para aquellos años el "piso" del Estadio estaba conformado por asientos con lo cual la banda pide que se saquen los mismos. Tantos años disfrutando de ese "Campo" gracias a estos precursores... y la banda seguía en franco ascenso con este prolífico 1981. ¿Alguien conoce una banda hoy en día que saque dos discos en un año?. Como se extrañan esas épocas en donde el disco tenía significado.

Calificación: 8/10

domingo, 29 de noviembre de 2015

MERCILESS DEATH "Taken Beyond" (2015, Thrash Metal)


Esperé ilusionado seis años tras la separación de la banda, que se juntaran... ¡Y ESTO, ME QUIERO MATAR!. Desde la miserable tapa hasta los siete tracks en casi treinta y dos minutos como fan de la banda sentencio, "¡DECEPCION!". Tranquilos: no es que hacen tecno acá o se volvieron emos o góticos. Para que me entiendan fácil háganse de los dos trabajos anteriores, "Evil In The Night" y "Realm Of Terror". Pónganlos en el Windows Media Player o programa de computadora equivalente junto a "Taken Beyond" (Que en soporte físico se editó hiper limitado a 1000 copias y es muy dificil de conseguir aún con cepo cambiario). Pausa. Acá hay thrash pero la maldad es menos creíble que Tin*lli sin sacarse una selfie, los temas son más embolantes que ir a comprar a un Supermercado Día, no puedo elegir UNO, tal vez "Oath Of Revenge" con un arranque Megadethesco pero que luego se torna genérico. Los demás son intentos de ataque sin esa mala leche que habían aprendido de Possessed/Dark Angel y Morbid Saint, con un baterista anónimo (???) que tuvo que grabarse todo en doce horas según declaro el guitarrista Dan Holder, que tilda de "Haragán" al mismo para luego enterarme yo en otra nota que la batería la "tuvo que grabar el mismo" (?), en ciertas partes rápidas se va por la tangente o la caga y te das cuenta de que no es un batero en serio. Todo decorado con una de las peores producciones que me tocó padecer en mi vida. No es que suena como "Bonded By Blood" o crudo así, suena crudo pero a la vez se nota que es moderno... a eso la batería suena horrenda y atrás de todo. La viola de Dan Holder carece de agresión, cuerpo y ganancia. La voz/bajo de Andy Torres pasó de un Jeff Becerra con esteroides a un Tom  G. Warrior con anemia. Dicho todo, poné el reproductor y picá un tema de cada disco, cronológicamente y vas a comprender todo. Los espero por un disco más, lo urgente es la producción, una pesadilla viviente en serio.

Calificación: 5/10

sábado, 28 de noviembre de 2015

BATHORY "Blood Fire Death" (1988, Black/Thrash Metal)


Hay veces que por más curtido uno se encuentre en la música se le escapa un disco ("O La Tortuga" diría Maradona). En mi caso descubro a Bathory recién a mediados de los 90s comprando los tres primeros discos. Un Venom (Si, aunque algunos me vengan que no es influencia) enfermizo, acelerado y con a mi entender el primer tipo que hace voces que a posteriori adoptarían los vocalistas de black metal: Quorthon (R.I.P.). En el tercer trabajo ("Under The Sign Of The Black Mark") se perfecciona la fórmula y se deja cierta crudeza por el camino. Y ahí puse "Stop" yo sin escuchar luego nada sabiendo que Quorthon había decidido virar su propuesta musical hacia un estilo más vikingo. Por culpa de esto me salteé este tremendo "Blood Fire Death". Retoma la posta de "Under The Sign Of The Black Mark", muestra apenas algo de vikingo pero mucho de black/thrash a los palos, ajustando y mejorando la producción sin llegar a ser algo limpio. "Oden Ride Over Norland" es una intro instrumental engañosa, todo se sincera con la furia y visceralidad del excelente "A Fine Day To Die". ¿Proto Black/Thrash?. Puede ser. Otros temas me recuerdan a sus cotemporáneos de Sodom en su primer EP, como es en "Pace Till Death" y "Dies Irae". El resto no tiene desperdicio y debo caer rendido: este es por lejos mi trabajo favorito de Bathory. En cuarenta y cinco minutos mortales, me hace replantear de no dejar pasar más por alto ciertos discos de bandas emblemáticas.

Calificación: 9/10

sábado, 21 de noviembre de 2015

SLAYER "Repentless" (2015, Thrash Metal)


Esperaba este disco con un pesimismo desmedido. No sólo por todo lo que aconteció en la banda durante los últimos dos años sino porque ya Slayer en estudio me había terminado de cansar con su aburrido "World Painted Blood". De hecho me sincero y si bien han sabido ser de las mejores bandas de metal en las tablas, el último disco en estudio que realmente me interesó fue "Divine Intervention". Ni siquiera me compré el original (Por eso se adjunta foto de la EXCELENTE portada) pero tras unas audiciones en donde me pareció una bosta infumable, la cosa se acomodó hacia algo "menos malo". Igual creo que ya Slayer no sacará algo del calibre de "Seasons In The Abyss", se les fue el tren. Pero "Repentless" me gusta un poco más que su antecesor, tras una intro el tema título está OK, idem "Take Control". Pero.... ¿Adonde están esos riffs bien hijos de puta, picadores de carne?. La onda maligna está pero cada vez más las violas suenan más gordas pero menos cascadas/malvadas. Se agrava el asunto a partir de "Vices", un tema que sume al disco en un pozo de temas genéricos hasta que aparecen "Atrocity Vendor" en donde se percibe algo de ese Slayer que más nos gusta, más "You Against You" en donde Gary Holt solea dándole duro a la palanca. Debo reconocer que "Repentless" subió puntos a partir de la quinta oída pero ni a palos me lo compraría. Pocos temas aceptables de once ("Delusions Of Saviour" es una intro de casi dos minutos) y a no echar la culpa a que murió uno de sus emblemas o que se nota que no está Dave Lombardo y Paul Bostaph cumple y gracias: vuelvo a reiterar que desde "Diabolus In Musica" me vengo aburriendo mal con estos tipos, pero verlos en vivo es una experiencia infernal y única. Se trata además de un disco que dividirá aguas, a los fans fundamentalistas les gustará y a los más exigentes.... lo dudo. No soy dueño de la verdad pero lo mejor de estos tipos en disco ya pasó hace años.

Calificación: 5/10