sábado, 2 de abril de 2016

METAL CHURCH "Blessing In Disguise" (Heavy/Thrash Metal, 1989)


Irónicamente pensé que esta review la había escrito hace años y chequeando el blog me percato que faltaba. Tantas bandas que uno tiene en el bocho y no escribí sobre este trabajo y su predecesor que tanto me gustan. Ultimamente he estado escuchando este disco que es especial en la carrera de Metal Church (Que también lo es). Es un grupo que no hace 100% thrash no hace 100% heavy metal tradicional y tiene mucha influencia de bandas europeas antes que de su país y podemos citar más cosas pero no es el caso. Si lo es que para este disco el guitarrista Kurdt Vanderhoof se "va" de la banda harto del "ritmo" de las giras (En una entrevista que leí en los noventas declaró que entre otras cosas hubo drogas duras y no podía más con eso y con buen tino se bajó), replegándose en el rol de compositor y cerebro oculto. También da las hurras David Wayne, otra baja sensible ya que el tipo le dió un notable carisma a los dos primeros discos. Entran el vocalista Mike Howe (Ex-Heretic) y John Marshall (Ex-plomo de Metallica). Graban en el Kajem Victory Recording entre el 29 de Agosto y 4 de Octubre de 1988 con Terry Date de productor, ingeniero y mezcla junto a un tal Joe Alexander... este es un gran disco pero con peculiaridades. Howe la rompe de entrada pero no tiene la mística del cantante anterior, y Marshall hace que las violas suenen más gordas aunque no se pierde del todo la melodía que había antes, esta cambia de matiz. Ocho temas y un instrumental, empezar con "Fake Healer" es poner toda la carne en el asador para bien, Howe totalmente bajo control y con entusiasmo y un tema excelentemente compuesto. "Rest In Pieces (April 15, 1912)" no sé si es el primer tema de heavy metal que trata del hundimiento del Titanic (Bastante antes del famoso film de James Cameron) pero ya denota que Vanderhoof como compositor se volvió más elaborado y con algo menos de gancho. Acá no vas a ver un "Start The Fire" (Lo más parecido es el excelente "Badlands"). Se trata de un trabajo que de entrada no le agarré la onda (Soy muy fan de "Metal Church" y "The Dark") pero con los años le encontré sus cosas y sacándome mi condición de admirador de estos tipos, debo admitir que las composiciones acá son mejores, las canciones más redondas, hay una vuelta de tuerca sin dejar la esencia. "Anthem To The Estranged" (Sublime), "Of Unsound Mind" (Gran riff de arranque) siguen levantando la cotización, la primera con  más de nueve minutos que no aburren como pasa con muchas bandas que optan por los temas largos. "It's A Secret" es el instrumental.... breve, rápido y cumplidor pero lo que no noté en su momento y sí advierto al reencontrarme con el disco recientemente es... que a partir de este track la producción es muy distinta, más opaca y fangosa. ¿No me creen?. Agarren por separado "Fake Healer" y luego escuchen "Cannot Tell A Lie" (Terry... ¿Que te pasó?) y si no encuentran diferencias de sonido/producción significativas, mail a ragereviews@gmail.com. Con todo lo expuesto, me parece un gran disco pero como en toda la carrera de Metal Church hay cosas que de repente les restan puntos sin ser nada grave. Visto en retrospectiva, un disco de una nueva formación de la banda que de seguro no es asimilable a primera oída como el caso de "The Dark" en especial. Ah, me olvidaba, en los créditos casi todo es compuesto por Vanderhoof y figuran "guitarras adicionales". La tapa siempre me pareció una chotada, otro fantasma que siempre acosó a los trabajos de este quinteto, pero acá la cosa la salvan los temas y la tremenda voz del en ese momento pibe Howe. Listo, fue espontáneo pero no podía faltar esto acá.

Calificación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada