martes, 19 de agosto de 2014

HATE ETERNAL "Conquering The Throne" (1999)


Gratos recuerdos me trae este CD. Al enterarme que era la banda fundada por Erik Rutan (Ex-Ripping Corpse y Morbid Angel) no pude más que acelerar el trámite de comprarlo. Tras las experiencias con estas bandas - y haciendo sus primeras armas como productor junto a Revenant y Krisiun entre otros - le pide prestado un título a un tema de Ripping Corpse para bautizar al conjunto. Wicked World (Subsidiaria de Earache) los ficha y en sólo 33 minutos Hate Eternal conquista cómodamente el trono. Rodeado de músicos competentes, Rutan toma algo del Morbid Angel intermedio (Domination, Formulas Fatal...) enfatizando los riffs que no para de escupir junto a un viejo conocido como Doug Cerrito (Ex-Suffocation).  Ya como si fuera poco Rutan además de violero es vocalista líder y growlea a pura cólera. "Conquering..." no sólo es velocísimo como puede parecer a primera oída. Arranca con una explosión tremenda que antecede a "Praise Of The Almighty" puro Death Metal bien mala leche, oscuro, veloz pero con una definición muy lograda. Ya la maquinaria se puso en marcha y no se detendrá hasta que el reproductor llegue al Track 11. No hay muchos sólos de guitarra ya que acá la intención es ir a los gomazos repartiendo riffs disonantes que exploten en tus oídos. El riff HDP en "By His Own Decree", el legado Morbid Angel representado por "Dogma Condemned", más guitarrazos con un Yeung inhumano en la batería ("Dethroned", "Darkness By Oath"), y el bajista Jared Anderson (RIP, reemplazo por un breve tiempo a Steve Tucker de Morbid Angel en vivo) que aporta una segunda voz para acrecentar el grado de brutalidad bien barnizado con ira. Escuchar este disco ahora puede ser distinto para algunos (Yo no lo creo) pero en 1999 impactaba tanto blast beat ejecutados por Tim Yeung, una pesadilla atrás de los parches. Como "Reign In Blood" este disco es ideal para escuchar de corrido. Obviamente Rutan asumió la producción, no era tan experimentado como lo es ahora y aquí se nota la preponderancia de las dos violas hasta sobre la batería. El arte de tapa es excelente y el final también. ¿Como termina?. ¡Con otra explosión!. Escucharlo con toalla en mano.

Calificación: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada