sábado, 22 de diciembre de 2012

SEPULTURA "Arise" (1991, Thrash Metal)


Érase una vez un jóven llamado Martín que arrancaba segundo año de la carrera "Contador Público Nacional". Empezaban los noventas y venía cebado por el thrash de Metallica, Megadeth, Slayer y Kreator entre otros. Un día fue a su disquería de cabecera y recién editado le mostraron este CD. En 1991 comprar un CD era inaccesible para buena parte de la gente aún ya que no regía la convertibilidad entre otros factores. El otro es que yo era un "mantenido por mis padres" por lo cual me manejaba con "encargue de que me grabaran dichos CDs a cassette". Recuerdo cuando el disquero me puso el tema 1 de este álbum (Que había llegado ese día a la disquería), al lado mío estaba uno de los músicos de la banda de culto thrash SCHIZOPHRENIA y me dijo "Flaco, esto es demoledor". Lo encargué y en menos de una semana lo tenía en uno de mis cassettes TDK, que supe gastar hasta el hartazgo. Luego la avalancha de ediciones/importaciones de CDs a la Argentina más que ya podía costearme los CDs lograron que formara parte de mis originales. Para hablar de "Arise" hay que remitirse a su antecesor (Ya revisionado por aquí) "Beneath The Remains". Lean la review y continuamos... La banda obtiene un éxito inusitado para cuatro brasucas atorrantes de Belo Horizonte. Monte Conner (Roadrunner) los hace viajar a Morrisound Studios en Tampa y les pone como productor a Scott Burns nuevamente. Estaba todo para ponerla en el ángulo, para el golazo y ellos no la desperdiciaron en absoluto. Poseedor de un sonido claro, brutal y apabullante por donde se lo mire - Acaso una de las MEJORES producciones que Scott Burns haya parido en su carrera - "Arise" te pasa por arriba desde el vamos. Ya el tema título arranca a toda furia dando la sensación que uno de los tornados de la película "Twister" pasó por tu equipo de audio. Luego alternan velocidad con composiciones furiosas pero acertadas como "Dead Embryonic Cells" (¿El mejor tema del disco posta?), "Desperate Cry" (Otro competidor a mejor tema, por qué no).


Max Cavalera canta con una convicción total las letras en inglés "sencillo" (Se dice que Katherine Ludwig, editora de la extinta "Metal Maniacs" le ayudó con el lenguaje para redactarlas), pero creo que aquí tenemos a un Igor Cavalera en batería responsable número uno del resultado: un total mazazo en la nuca. Los toms, el doble bombo, el redo no para de recibir palazos, el tipo es literalmente un pulpo y por aquel entonces arriesgo uno de los mejores tres bateristas de thrash en el mundo. Andreas Kisser se despacha con mejores sólos de viola que en el antecesor y hasta se escucha el bajo de Paulo Jr. - Por segundos - en el tremendísimo "Substraction". Los nueve temas se la bancan y apabullan por completo al oyente. De bonus track rinden tributo a Motörhead con una impecable versión de "Orgasmatron". Puedo estar horas escribiendo sobre "Arise" (En este preciso momento lo estoy escuchando y me sigue provocando el mismo impacto que hace 21 años). La banda llegaría a casi la Primera A del heavy metal, muchos músicos consagrados hablarían de ellos y por sobretodo, de teloneros pasarían a ser cabezas de cartel (Hubo una gira importante junto a Sadus y Obituary). Si bien "Beneath The Remains" es más tenso y palero, "Arise" tiene más influencia del death metal sin dejar el thrash de vista (Arriesgo yo por Scott Burns más que nada). Bajo un cielo palido y rojo salió esta magia.

Calificación: 9/10